Mes: junio 2014

Día 18

Holanda 2 – México 1

Costa Rica 1 (5) – Grecia 1 (3)

Anuncios

Con las tapadas de Keylor vamo’ a hacer una escalera / por Sebastián Morfes 

Grecia, Costa Rica, tu tiempo es hoy cantaban Pitbull, JLo y la otra chica que no sé el nombre. Tiempo es la medida del movimiento decía el gran griego Aristóteles. En este partido de octavos el movimiento se midió en centros a nadie, despejes y una tediosa cautela de los dos equipos. Joel Campbell absorbió marca pero nada hizo con la pelota.

Hasta el post anterior no venía pegando un sólo pronóstico. El cambio de racha me encuentra con la cuenta de bwin cerrada. Dije que no iba a ser partido para ver fútbol ofensivo y no me equivoqué. Lo más emocionante tres cuartos de cancha para arriba fueron los despejes.

Poca precisión con la pelota. Se apiadó el error y nos regaló el gol de Brian Ruiz, después de la jugada reiterada se ve claro que le pegó con el tobillo. Vale igual; la primer emoción a ese cero a cero parmenídeo que se debatía en Pernambuco la trajo un imponderable.

Y ahí empezó otro partido.

El Bombero Duarte se tira a trabar una pelota y llega tardísimo. Roja y a las duchas. Árbitro muy tarjetero el australiano y con poco fútbol exageró con la expulsión. Los griegos perdiendo y con uno más soltaron amarras, se sacaron la cera de los tapones y fueron por arriba, centro, y centro y centro. Una curiosidad casi elimina a Costa Rica. Después de aguantar fuego cruzado Keylor Navas se quebró y dio un rebote suicida que encontró a Sokratis corriendo frente al arco. Hacia falta mucha técnica para mandarla afuera. No le pidan magia a Sokratis. Empate. Y treinta minutos más con Costa Rica con uno menos.

Un gaseo de ácido láctico sobrevoló el alargue. El sol de la tarde de Pernambuco se fue apagando entre calambres y pases que siempre quedaban largos. Navas aguantó, como debe hacerlo un arquero de un país sin ejército.

Mucha efectividad en los penales. Navas se atajó el de Gekas y Umaña con el pie temblando les dio el paso a cuartos. Festejaron con discreción no quedaba fuerza ni para la alegría, los jugadores en cancha pusieron las piernas que Duarte no pudo poner.

Costa Rica ya está entre los mejores ocho del mundo. Se pueden volver ya y jugadores y cuerpo técnico no pagan nunca más una cena o una cerveza en tierra tica. En este Brasil 2014 definirán una de las semifinales contra Holanda. Si hubiese sido la llave por la que discurre el camino la selección argentina le hubiese tocado un rival más accesible como Bélgica o Usa. Pero le tocó un candidatísimo. La naranja pasó por arriba, posta, a México en menos de diez minutos. Para este colaborador ya está, igual como siempre quedan noventa, 11 contra once, etc.

El mundial a esta altura se pone peludo. La línea de cinco de Pinto (sin Duarte) le queda aguantar a esos tanques; del otro lado está el avión a San José o un hueco en las semis. Y en una de esas vuelve el gol a los pies de Campbell o el tobillo de Ruiz nos da otra sorpresa.

La batalla de Argelia XXV / por Ricardo Strafacce

Si Argelia le ganara a Alemania las familias burguesas
cerrarían todas las puertas y ventanas
con dos vueltas
de llave.
Si Argelia le ganara a Alemania
las muchachas ocultarían
sus encantos,
culpables,
atontadas
y los muchachos deambularían como drogados y en harapos
por las calles irreconocibles
preguntándose dónde está,
dónde está
la Europa vieja.
Si Argelia le ganara a Alemania
se desplomarían los precios de todas las acciones,
la Bolsa se haría bolsa,
cerrarían las fábricas.
Si Argelia le ganara a Alemania
desaparecería el euro,
estallarían todas las alianzas.
Si Argelia le ganara a Alemania
quedaría vengada la vergüenza,
la infamia,
la trampa que los alemanes
hicieron en 1982
en connivencia con Austria.
Si Argelia le ganara a Alemania
cualquier cosa sería posible
en un imposible futuro celebrable,
y el mundo comenzaría
a tornarse
verosímilmente aireano.
Si Argelia le ganara a Alemania
el capitalismo estaría en jaque:
Rock in the Casbah

Hoy, a las 17, a todo o nada
con Alemania.

Ni modo/ por Cecilia Eraso

calavera_oaxaquena_de_jose_guadalupe_posada_postal-r629ba01b2f574970807248632f5b0bf3_vgbaq_8byvr_512Ya estaban los chilangos reunidos en el Ángel para festejar, porque cualquiera hubiera hecho lo mismo. Cuando empezó el Mundial todos esperaban la derrota rápida, pero el Tri avanzó con ingenio y valor. Cuando nadie esperaba nada, alcanzaron mucho. Pero ya nos habíamos empezado a entusiasmar, demasiado quizás. Entonces ahora el dolor por la derrota cobra dimensiones siderales. Tuve que gritar “hijo de la chingada”, se lo dije al pelado Robben en una pizzería de Urquiza por ladrón, como bien lo representa su nombre. Se la grité a los referís que tuvo que padecer el Tri. Es una puteada hermosa, pero hubiera preferido no tener que usarla.
Ernst Bloch dijo que “un punto de verdad se nos muestra siempre que el valor no es algo ciego o trivial sino que significa –muy deportivamente, a su vez- mantener la sangre fría.” El Tri enfrentó a uno de los favoritos con ese valor, no fue ciego porque fue efectivo aunque no haya sido suficiente. Mantuvieron la sangre fría, incluso para que los llenaran de amarillas mientras que al pelado Robben le dejaban hacer todo el teatro que quiso, hasta lograr ese penal que tanto había buscado. Y me permito aquí un excurso: pelado Robben/chorro como todos los holandeses/ ojalá te seques solo/ como europeo feo que sos/ la puta madre que te parió/

Sí bueno, estamos tan acostumbrados a que nos roben

Pero así son las fuerzas objetivas que mueven nuestro mundo: aunque en el discurso exaltan la camaradería, el juego limpio, el valor y la gesta del héroe que se sobrepone a las pruebas y a las contras poderosas, en los hechos nunca triunfa ese héroe sino el especulador y cauto Odiseo, como bien supieron Adorno y Horkheimer. Falsa conciencia del haz lo que yo digo, no lo que yo hago. Ochoa y Rafa Marquez no iban a poder solos contra la fuerza objetiva de la derrota, que se impuso como una barda entre los mexicanos y los cuartos de final. Como si al final ahora hubieran hecho lo que debían, que era lo que muchos esperaban, que era perder. La lección de los holandeses es el cinismo: se puede jugar tranquilo hasta el minuto 70 de un partido semejante cuando ampara la certeza inconmovible de que el poder llama al poder, de que el destino respeta a los que siempre ganan. Y se puede después “pedir disculpas, porque eso es un cínico.
No hubo justicia divina, no hubo milagros. Son palabras hermosas, son ideas hermosas que nos dan esperanza pero no nos hacen ganar, güeyes. Como Nick Cave, yo tampoco creo en un dios intervencionista pero sé que algunos de ustedes sí. Si algo conoce y acepta la sincrética cultura mexicana es el final, el único que importa, el que nos va a tocar a todos, hasta a los países, hasta a la FIFA, hasta al universo. Todos los demás finales son transitorios.

Viva México

 

La vuelta a casa / por Malena Rey

Estas son las imágenes, más que elocuentes, de la vuelta a Italia del seleccionado azzurra y de su DT Prandelli.

Chau Pirlo, chau Marchisio, chau Balotelli…

Ci vediamo

VAFFANCULO!

1   63   4  5   2

 안녕/ por Mauro Lo Coco

 

Volver a Mundial es mi ilusión
Quemar Brasil, quemar Japón
Ganes o pierdas vamos a estar
Somos Corea, somos el carnaval

Nos fuimos. Gritamos goles estériles de descuento. Nunca nos registraron. Nadie nos identificó. Ni una línea se escribió sobre la eliminación de Corea del Sur, salvo en Corea del Sur. No dejamos nada, ni jugador chic, ni un Hannibal pobre, ni un Lavezzi. Nada. Nos hundimos. Pero con la dignidad de haber permanecido en el barco hasta el final, no como otros.

Bo’ caníbal  / por Martín Zariello

La idea que subyace detrás del SuárezGate es conocida: el fútbol como continuación de la guerra por otros medios. Antes, buena parte de la energía humana se canalizaba en la adhesión a ideologías o religiones que terminaban creando dogmas peligrosos que desembocaban en conflictos bélicos. De un tiempo a esta parte ese mismo espíritu de confrontación se trasladó al fútbol, un espectáculo de resonancia masiva que genera millones de dólares, se apropia del público y no provoca tantas muertes como Vietnam. Por esa misma razón, antes del partido entre Argentina e Inglaterra en el 86, Jorge Valdano dijo algo genial: “Este es el partido perfecto para que se confundan los imbéciles”.

Cuando Maradona fue suspendido en el 94 yo tenía diez años. Recuerdo el día en que se dio a conocer la noticia. Al apagarse las luces de mi habitación, yo no cerré los ojos ni pude dormir: me quedé despierto toda la noche pensando en Maradona, en la Selección, en cómo, de un segundo a otro, podían hacerse pedazos todos los sueños que yo había craneado alrededor del Mundial. En ese momento, el apartheid, la dictadura militar, el genocidio armenio y el Holocausto me parecían estupideces al lado de la injusticia mayor: que la FIFA no dejara jugar a Maradona por tomar Efedrina.

Después crecimos y nos enteramos que la efedrina no fue suministrada por Havelange o Julio Grondona, sino por Daniel Cerrini, un preparador físico inexperto que el mismo Maradona había llevado a Estados Unidos como parte de su entorno. Cerrini también fue el responsable de que Maradona abandonara su figura de deportista ochentoso retro para convertirse en un verdadero atleta de los 90: pelo corto, delgado, abdominales marcados.

El caso Suárez es bastante diferente al de Maradona, pero se relaciona en el sentido de que llegado el caso, cegados por el fanatismo, podemos inventar una conspiración donde sólo hubo negligencia o un desborde psicológico. ¿Qué hubiese pasado si el mordisco hubiese sido de un tipo odiado como Cristiano Ronaldo o un jugador desconocido de Corea del Sur? Si la FIFA se ensañó con Suárez porque no quiere que Uruguay siga avanzando en la Copa: ¿por qué no hace lo mismo con Robben, Messi o el plantel completo de Alemania? ¿De qué debilidad puede jactarse Uruguay, un equipo con jugadores de las mejores ligas europeas, que viene de ganar la Copa América, tiene una tradición histórica en el deporte y dejó afuera a Inglaterra e Italia?

La verdad es que la FIFA es una empresa que hace negocios y a sus dirigentes les hubiese convenido que Suárez, un jugador fabuloso y carismático (cuyo pase vale 58 millones de dólares), siga jugando el Mundial. Sin embargo, como toda empresa, la FIFA hace el mal sin pasión y tiene su reglamento de cosas prohibidas. Entre ellas tomar efedrina o morder rivales. Claro, estamos de acuerdo, aceptar eso es mucho más aburrido que pensar que Suárez es una célula terrorista implantada en el corazón del Imperio o que Maradona fue un grano en el culo de algún Poder Corporativo.

En evidencia / por Ercole Lissardi

Hay gente que nunca aprende, ni siquiera de la experiencia propia. Una de ellas, incomprensiblemente notoria en los ambientes futbolísticos, es el maestrito Tabárez. Ya nos hemos referido al absurdo error de alineación con que Uruguay debutó contra Costa Rica. En el partido de hoy contra Colombia los errores no sólo se repitieron sino que se multiplicaron.

La alineación inicial restituyó a los gerontes Forlán y Maximiliano Pereira. Uruguay volvió a verse, como contra Costa Rica, penosamente inoperante. Terminado el primer tiempo 0-1, era de esperar que salieran a disputar el segundo con cambios. Niente. Los mismos. A los pocos minutos estaban 0-2.

Entonces sí, como un perro al que los golpes vuelven obediente, el maestrito sacó a Forlán y luego sacó defensas para incluir delanteros. A partir de ese momento Muslera no tuvo que atajar una sola pelota más. En cambio Ospina atajó tantas como nunca en su vida. En sus manotazos desesperados el maestrito dejó en el banco jugadores que habían tenido gran destaque contra Inglaterra e Italia, como Lodeiro, y recurrió a jugadores que ni en los partidos de preparación ni durante el Mundial habían tenido ni un minuto de fútbol, como Hernández. Uruguay, en su alinación cuidadosamente preparada para el partido, fue absolutamente inoperante. Pero rearmado a la desesperada, se llevó por delante a Colombia.

Demás está decir que más allá de su vocación por el Vejerto, de su nulo volumen de juego, Uruguay con Suárez es otra cosa. Suárez libera a sus compañeros. Los libera de la atención del hincha. Los libera de responsabilidad. Y como es incontrolable, los libera de presión de marca.

Colombia, que no es gran cosa, que le debe todo al orden y al carácter que le ha dado Pekerman, se encontró con un Uruguay a la defensiva, inoperante futbolísticamente, lento, y… sin Suárez. Aprovecharon la ocasión, naturalmente.

¿Será posible que ahora que el maestrito se va (¡¡¡¿O NO?!!!) pongan a alguien que sepa de qué va esta cosa de jugar al fútbol? Difícil. En el ambiente de mediocridad e ignorancia de la interna del fútbol uruguayo alguien que sepa de qué va eso de jugar al fútbol no es admisible. No se lo bancan. Pone a todos los vejertos en evidencia.

La batalla de Argelia XXIV / por Ricardo Strafacce

Fanon

Los condenados de la tierra fue el último libro que escribió Frantz Fanon. Se publicó en 1961 en Francia acompañado de un prefacio de Jean Paul Sartre (Éditions Maspero) y fue traducido al español en 1963 por Julieta Campos (Fondo de Cultura Económica). Frantz Fanon (Fort-de-France, Martinica, Francia, 1925 – Berthesda, Maryland, Estados Unidos, 1961) se sumó a los 18 años a las Fuerzas de Liberación Francesa en la Segunda Guerra Mundial , fue herido en combate y condecorado con la Cruz de Guerra; estudió medicina y psiquiatría en la Universidad de Lyon, Francia; dirigió un hospital psiquiátrico en Argelia y desde 1957 fue militante del Frente de Liberación Nacional en la Guerra de independencia de Argelia (1954 – 1962).Los condenados de la tierra es un diagnóstico psiquiátrico, político, cultural e histórico de la colonización en Argelia particularmente y en África en general, además de constituir un llamado al Tercer Mundo a emprender la lucha descolonizadora, es decir, a crear un hombre nuevo. El libro también es la culminación de las obras de Fanon –discípulo de Aimé Césaire–, una adaptación de la teoría marxista al contexto colonial, y precursor de los estudios poscoloniales. “Enarbolado por la oposición a la guerra de Argelia, por la impugnación a un sistema colonial ya moribundo, recién animada la exaltación de la lucha armada por la victoria en Cuba de los rebeldes castristas; predicando un Tercer Mundo revolucionario, coronado por el prefacio de un Sartre entonces en el apogeo de su influencia y de su gloria, el libro se propagó como reguero de pólvora. (…) En 1961, año del golpe de Estado en Argel y la apertura de las negociaciones de Evian, Fanon, gravemente enfermo de leucemia, trabaja febrilmente en el manuscrito. François Maspero apenas tiene tiempo para llevarle el primer ejemplar de Los condenados de la tierra. Habiendo ingresado en octubre en la clínica de Berthesda, Maryland, cerca de Washington D.C., Franz Fanon muere a principios de diciembre de 1961. Tiene 36 años. Su gloria, esta vez, es inmediata”.

PDF de Los condenados de la tierra

 

Notas sobre el MF / por Miguel Villafañe

1.-

Ya transcurrió la primera ronda eliminatoria del MF Brasil 2014. Algunas selecciones de futbolistas quedaron afuera del  mismo: Ecuador, Japón, Bosnia, un puñado de selecciones de países africanos y asiáticos y algunas  ultramenores como España, Inglaterra e Italia. Un alivio: dejaremos de padecer el triunfalismo español y el italiano tan irritantes como el de sus descendientes en el exilio llanuro, los llamados “argentinos”.  Por otro lado, hacia la segunda fase —con amplias expectativas de seguir avanzando—, las selecciones de futbolistas  de Suiza, Alemania, Holanda y Brasil y, en otro grupo, los futbolistas seleccionados de Chile, Colombia, Uruguay, Argentina, etc., quienes concitarán la atención y el fervor de los hinchas sudamericanos que las quieren ver Campeón… Como ya lo dije, este redactor desea que  al MF lo gane la SFBr., bastante invirtieron en la fiesta, bastantes quilombos internos vinculados con la economía  tienen y no hay por qué, como se dice, ir a “escupirles la freijoada”, y mofarse de ellos en la cara. Además los futbolistas brasileños  me caen mejor que los jugadores de la SFArg. quienes hasta ahora demostraron ser  un puñado de atletas que solo lucen cuando juegan con otros atletas de alto rendimiento especializados en fútbol  en la Liga Europea (y no con sus con nacionales, a los cuales detestan y envidian, se nota la falsa camaradería que los une en las imágenes que transmiten los medios masivos de sus  llamados “entrenamientos”)  y por sus gestos totalmente reñidos con el fair play ( por ejemplo festejar el gol en contra de Bosnia en el 1º partido, rociar con agua al DT y reírsele en la jeta, como el frustrado Lavezzi).

También me gustaría que Colombia llegue lo más alto posible: me da alegría verlos festejar y agradecer a Dios cada vez que hacen un gol. Pero reflexionando luego, para ser honesto, ¿Cuál sería mi actitud si la SFArg. fuese eliminada el martes en su partido contra Suiza? ¿Y si queda relegada a un segundo, tercer o cuarto puesto, eso me daría alegría, satisfacción? No sé… No sé… Pienso en los niños y niñas pequeños y sus conciencias lavadas con el insistente “la pulga la pulga la pulga” o “masche masche masche” o “el pipita, el pipita el pipita”, también por las imágenes torturantes de la TV Pública con el martilleo insistente tras un heroísmo hueco que remite —entre otros tan lamentables— al irritante Tamborcito de Tacuarí y demás vestigios de una iconografía decadente, que apesta, condicionados como idiotas sus sentimientos de acuerdo a si la pelota entra en un arco o en otro, pienso en esos niños y en sus padres también imbéciles y digo, más bien, en qué clase de ser insensible me he transformado que no puedo gozar de la fiesta popular que me propone la FIFA  cada cuatro años.

Pienso en los niños, insensatos y estupidizados ante la tele, pienso en sus progenitores  que deberían ocuparse de ofrecerles un mejor entretenimiento y sólo siento asco…, y pienso, bueno: que gane la SFArg., si a mí me importa una mierda el MF, porque,  pienso que, bueno,  no está mal imbecilizarse cada tanto, total vamos con la cabeza llena de mierda siempre,  así que si en lugar de mierda la cargamos con una pelota que va y viene, que va y viene, que va y viene, mientras algunos la corren, otros la patean, otros la cabecean… qué importa: no soy un tarado como Sebreli!

2.-

Hoy para ponerme al día con el MF compré un paquete de figuritas oficiales de Panini ($5.-): algunas ya no sirven de nada, como por ejemplo una donde están todos los jugadores de la Selección de Fútbol de Australia, otra de Yasuyuki Konno de la SFJap.. Sí hay en el paquete una con el escudo de la DEUTSCHER FUSSBALL-BUND: una belleza. Un águila negra con las alas extendidas sobre fondo blanco, enmarcada en un círculo acero y, al pie los colores de la bandera de Deutschland. Negro, rojo, amarillo. Los creadores del fútbol moderno. ¿Será premonitorio? ¿Aumentará de valor esta figurita si la SFAl. gana el MF? No lo sé.  Además en el mismo lugar donde compré las figuritas me compré la Revista Olé ($5.75) con mucha información sobre el partido Argentina (3)-Nigeria (2). Entre fotos de atletas enfundados en los colores de sus banderas nacionales,  lo más impactante: la  publicidad de un método para facilitar la erección del miembro viril a varones  impotentes (en este número de colección hay 2 anuncios a página completa sobre el “producto”). Notable, si consideramos que el principal valor que exuda la revista es una dosis alta de testosterona   y el consabido olor a “huevo”, que se opaca ante la sospecha de que seguramente entre los lectores a alguno no se le para. Por otro lado, pensaba, creo, si mal no recuerdo,  ¿a algún gomero o tallerista  se le ocurriría pegar el poster donde luce  semejante hembra en una pared del taller entre llaves, destornilladores y otros fierros a sabiendas de que donde antes había un  macho vergadura ahora yace  un cocainómano y alcohólico impotente que necesita de estímulos para simular que “se la banca”?

Sí sé que mi colección de figuritas y publicaciones sobre el MF va creciendo. Una vez terminado el MF voy a juntar todo eso, lo que acumule, más estas notas y lo guardaré en una caja de archivo con el rótulo “MF BRASIL 2014”: se lo legaré a la posteridad, para que queden vestigios de las idioteces a las que se dedicaba un ser humano ocioso a principio del S. XXI. (más…)

La batalla de Argelia XXIII / por Ricardo Strafacce

 El mayor escándalo en la historia de los mundiales

 Argelia juega con Alemania en octavos de final. La única vez que se enfrentaron fue en el Mundial de 1982, disputado en España. Ganó Argelia 2 a 1. Los otros dos equipos del grupo eran Austria y Chile. Argelia perdió 2 a 0 con Austria y le ganó 3 a 2 a Chile. Quedó con 6 puntos y diferencia de gol neutra.. Al otro día del partido Argelia-Chile, jugaron Alemania-Austria. Alemania llegaba con 3 puntos y Austria con 6, y diferencia de gol +3.
El partido se jugó el 25 de junio de 1982 en el estadio “Molinón”, de Guijón, y fue la mayor vergüenza de la historia de los mundiales (peor que el 6-0 de Argentina a Perú en 1978). Alemania convirtió un gol y después alemanes y austríacos (los alemanes se clasificaban ganando y los austríacos perdiendo no más de 1-0) se dedicaron a no jugar, a no atacarse. Con ese resultado, Alemania, Austria y Argelia sumaban 6 puntos y Argelia quedaba afuera por diferencia de gol.
Tan burda fue la farsa que el público español —los asturianos de Guijón— presente en el estadio en un momento comenzó a corear —con magnífica ironía— ¡Que se besen! ¡Que se besen! y, después, ¡Argelia! ¡Argelia! Tan burda fue la farsa que a partir de ese partido la FIFA decidió que en la última fecha de la fase de grupos los dos partidos se jugaran el mismo día y a la misma hora.
El “Pacto del Molinón” fue reconocido casi veinticinco años después por el entonces jugador germano Hans-Peter Briegel. “Sí, me disculpo por ello”, afirmó Briegel según una entrevista publicada por el diario Al Ittihad, de Emiratos Arabes Unidos. “Alemania hizo trampas para eliminar a Argelia”, agregó el ex futbolista.
En octavos de final de Brasil 2014 Argelia enfrenta a Alemania. ¡Si la justicia imperara en este mundo…!

 Imágenes de la trampa:

http://www.marca.com/2013/06/25/futbol/futbol_internacional/1372165720.html

Suárez y Calibán, el castigo/ por Jorge Monteleone

 
Suárez imagen
La Comisión Disciplinaria de la FIFA ha decidido lo siguiente:

1. Se considera culpable al futbolista Luis Suárez de haber violado el art. 48, apdo. 1d del Código Disciplinario de la FIFA (CDF) al agredir a otro jugador, y el art. 57 del CDF por haber cometido una ofensa a la deportividad contra otro jugador.

2. Se suspende al jugador Luis Suárez por nueve (9) partidos oficiales. El primer partido al que se aplicará la sanción será el próximo encuentro de la Copa Mundial de la FIFA™ entre Colombia y Uruguay, que se disputará el 28 de junio. En virtud del art. 38, apdo. 2a del CDF, el resto de la sanción se aplicará a los siguientes partidos de Uruguay en el Mundial si esta selección sigue avanzando en el torneo o a los siguientes partidos oficiales de la selección uruguaya.

3. De acuerdo con el art. 22 del CDF, durante cuatro (4) meses, se le prohíbe a Luis Suárez ejercer cualquier clase de actividad relacionada con el fútbol (administrativa, deportiva o de otra clase).

4. De acuerdo con el art. 21 del CDF, se prohíbe, asimismo, a Luis Suárez entrar en los recintos de todos los estadios durante el período de duración de la prohibición (v. punto 3). El jugador tampoco podrá entrar en los recintos del estadio en el que la selección uruguaya dispute un encuentro mientras esté cumpliendo con los nueve partidos de suspensión (v. punto 2).

5. Además, se le impone una multa que asciende a 100.000 CHF.

Resolución de la FIFA comunicada el 26 de junio al jugador Luis Suárez y a la Asociación Uruguaya de Fútbol.

 

“PRÓSPERO

Por hacer eso, tendrás calambres esta noche
y punzadas que ahogan el aliento. Los duendes,
que obran en la noche, clavarán
púas en tu piel. Tendrás más aguijones
que un panal, cada uno más punzante
que los de las abejas.

CALIBÁN

Tengo que comer. Esta isla
es mía por mi madre Sícorax,
y tú me la quitaste. Cuando viniste,
me acariciabas y me hacías mucho caso,
me dabas agua con bayas, me enseñabas
a nombrar la lumbrera mayor y la menor
que arden de día y de noche. Entonces te quería
y te mostraba las riquezas de la isla,
las fuentes, los pozos salados, lo yermo y lo fértil.
¡Maldito yo por hacerlo! Los hechizos de Sícorax
te asedien: escarabajos, sapos, murciélagos.
Yo soy todos los súbditos que tienes,
yo, que fui mi propio rey; y tú me empocilgas
en la dura roca y me niegas
el resto de la isla.

(más…)

Democracia o corporaciones/ por Alfredo Jaramillo

Bélgica, Bélgica Bélgica. Repítanlo de nuevo. Bélgica. Otra vez. Bélgica. Existe, es real. Mete goles. Tiene rubios que defienden. Tienen negros que atacan. ¿No se trata de eso la lucha de clases? Acaban de pasar a octavos luego de batir a Corea del Sur. Un triunfo que nunca estuvo en duda, ni siquiera cuando Defour se fue del campo con una roja en el primer tiempo tras hurgar la canilla de un asiático con el botín. Bélgica: hablan en francés, corren como africanos y se paran en la cancha como si estuvieran dirigidos por un comisario de la Unión Europea. Tan lejos no están: antes de asumir como DT de los Diablos Rojos, Marc Wilmots era senador. En la cancha también parece un político: titubea, da marcha atrás. Pero gana. Hazard arrancó en el banco. Cuando los coreanos complicaban, lo metió. Mertens no encontraba el arco. Lo sacó. Cuando todo parecía condenado a un divertido pero escaso 0 a 0 entró Origi, el cazador de gacelas de Kenya. Origi es grande y cuando entra hace que la cancha se incline. Temblaron las manos del arquero coreano en el minuto 78 al intentar contener un remate suyo que dio rebote y finalmente Vertonghen convirtió en gol. 1 a 0 para los Diablos Rojos que se preparan para enfrentar a Estados Unidos, un país que no tiene a ningún afroamericano en su formación titular. Inclusión o xenofobia. Democracia o corporaciones: el 1 de julio se define el modelo.

SHAQIRI/ por Matías Matarazzo

Ese es el rival a vencer en octavos. Mascherano le tiene que talar los tobillos, Rojo pasarlo por arriba, el enano frotar la lámpara y estamos en cuartos de final.

 

Sobre Honduras no hay mucho que decir. Fútbol amateur. Sin agresividad. Prolijidad en los pases. PARA NI SIQUIERA SALIR ÚLTIMOS. La tabla de abajo quedó así: puesto 30, Australia: 0 puntos y -6 goles; puesto 31, Honduras: 0 puntos y -7 goles; puesto 32, Camerún: 0 puntos y -8 goles. Fin del comunicado.

La batalla de Argelia XXII / por Ricardo Strafacce

¡Pasamos a octavos por primera vez en la historia! ¡Que los rusos la sigan chupando! Los soviéticos nos hicieron un golcito pero empezamos a atacarlos y se cayeron como el muro. Bastó que en un corner Slimani le ganara en el salto al arquero stalinista para clavar el empate y sellar la clasificación. Podríamos haber intentado ganarlo para sacarle el primer puesto a Bélgica y evitar el cruce con Alemania. Pero para eso necesitábamos que, además de ganar nosotros,  Corea le ganara a los belgas por un par largo de goles. Y ya se sabe: pedirle una victoria a Corea es como pedir peras en el penal (de Olmos). No importa, vamos contra Alemania. Nos vamos a vengar de la matufia que nos hicieron en el Mundial del ’82.

Estos son los nuestros:

 

Rusia vs. Argelia: la tarde/ por Daniel Buschi

26 de junio, 4 de la tarde. La palabra falange me llega para ejemplificar no un tipo de organización griega o de la actualidad española, sino como continuación de la identidad en los medios virtuales. En relación a una pregunta que escribí en un mail para una amiga.

21 de junio, 19 hs. Escribo una carta para la Casa de Rusia que tiene domicilio sobre la Av. Rivadavia al 4300, no tan lejos de donde vivo. Les cuento que estoy siguiendo a Rusia en el mundial, vi que publicaron fotos en su página web bajo el título “Hay que ganar” sobre una transmisión del partido que empataron con Corea del Sur. Escribo: “La intención de este mensaje es humilde, pero por mi cuenta no sé donde dirigirme. Es el de poder vivir con parte de la comunidad rusa en Buenos Aires algún partido de su selección, si es que esa es una práctica que acostumbren. En caso contrario agradecería si pueden orientarme sobre algún club donde pueda acercarme para realizar una crónica”. Miento, porque sé que existe en Bernal o Quilmes, el Club Vladimir Maiakovsky pero me da fiaca el viaje y no tengo ninguna otra excusa para viajar hasta ahí. Aprovecho para preguntar por las clases de idioma en el instituto y les digo que en estos días descubrí los paisajes de Aleksandr Semianov sobre la ciudad de Leningrado, que me parecieron muy buenos.

26 de junio, 22 hs. Con buen tino, todavía no me respondieron.

26 de junio, 13 hs. Estoy en un bar reflexionando sobre el nuevo testamento, escribo en mi cuaderno: “San Pedro dice en su carta a las Iglesias lo mismo, deben honrar al Rey porque es elegido o ungido por Dios para llevar adelante su tarea. Esto al margen de ser humillados por la temporalidad – de hecho según San Pedro, tal como se lo interpreta a Cristo, el hecho de ser vilipendiado infiere superioridad al hombre cristiano, que debe ser fuerte, sostener su fé, vivir y morir en sus creencias, así será honrado por su Dios”. Le pido al mozo si puede poner en pantalla el partido de Portugal con Argelia en vez del de Alemania con Estados Unidos, razonamos que esos dos equipos se juegan más cosas y que por lo tanto es de más interés. Contra toda lógica personal me encuentro esperando que Cristiano Ronaldo haga varios goles y que se deje crecer el pelo. Me doy cuenta de que juega parecido a Francescoli.

7 de junio, no sé que hora. Estoy trabajando en una secuencia cinematográfica, una adaptación de un cuento corto. Escribo: “La anciana sale de su casa por la mañana y en el camino a la parada se va transformando en un operario de sesenta años, con campera de jean y un bolso tipo marinero colgado en los hombros. Sube al colectivo”.

26 de junio 17:04 hs. Algo para tener en cuenta de las transmisiones en vivo por internet, la pantalla se paraliza momentos antes de las jugadas de gol, como si el operador (al decir de Macaya Marquez) intuitivamente levantara los brazos, y soltara el hipotético botón que está apretando.

26 de junio 17:13. Otra vez el partido, sufro un fenómeno de duración del paso del tiempo. Momentaneamente leo en vez de 13, 33 minutos de juego en la sintesis del marcador. Poco tiempo después me entero que Rusia está ganando 1 a 0. Es un poco confuso pero no hay porque alterarse, con ese resultado Rusia clasifica.

26 de junio 17:13 en adelante. De manera pareja, a pesar de un corte de unos seis minutos al principio del segundo tiempo, ejerzo visión sobre el desarrollo del partido. Observo que Rusia consiguió el minimo de sus expectativas, por el momento está clasificando en segunda posición a octavos de final, rascando, y la causa no hay dudas, es que no tiene un número nueve. El máximo de la capacidad de juego del equipo parece desarrollarse para un número nueve que no existe. Al margen de que por momentos tiren centros al área y siempre gane por arriba la selección de Argelia.

26 de junio 18.15 hs. Gol de cabeza de Slimani, Argelia empata 1 a 1 y se juega la saliba a cambio de su clasificación. Se siente en Rusia la falta de Roman Shirokov, lesionado en el talón de aquiles antes del comienzo del mundial Saquen la música si les parece y pongan esta versión de Moonriver de Les Pascals, una orquesta de fantasía japonesa.

 

Algo que a mi gusto hay que celebrar de la selección dirigida por Capello es que todos los elegidos juegan en su liga local.

 

Suárez y Calibán/ por Jorge Monteleone

Uruguay-s-Luis-Suarez-celebrat_54375431777_54115221152_960_640

El máximo goleador histórico de Uruguay, Luis Suárez, venía de jugar en el Liverpool FC, en la Premier League inglesa, con lesión en un menisco provocada por el galés Paul Dummet, del Newcastle, con dolores insoportables en su práctica, con la necesidad de recuperarse contrarreloj mientras Uruguay era derrotado por Costa Rica y debía enfrentarse a la selección de Inglaterra. Todos los uruguayos lo esperaban. “Si Uruguay no sufre, no es Uruguay” sentenció Suárez. Era Inglaterra, otra vez, pero enfrente. En la liga inglesa lo premiaron pero también lo persiguieron porque se desataba en él una salvaje intemperancia, un aire levantisco y rabioso e irracional una y otra vez. Mordió, insultó, lo suspendieron numerosos partidos, clamaron por sanciones ejemplares, alegatos, arrepentimientos y regresos. “Su carácter no está a la altura de sus condiciones futbolísticas”, titularon. Los súbditos del Reino ven a ese hombre que come de sus manos como un futbolista extraordinario que necesitan y a los que sin embargo, a su modo, insulta. Al fin y al cabo ellos han inventado el fútbol y un oscuro habitante del limoso Río de la Plata recibió ese don y ahora pretendía hacerlos morder el polvo de la derrota con ese mismo don.

Entre los uruguayos ese maladjusted, en cambio, nunca desentonaba. La garra y Suárez son afines. Arremetía, como una fuerza enconada. Cuando llegaba al arco de Inglaterra se le veían los dientes, siempre se le ven los dientes a Suárez. La cámara lenta tomó su expresión cuando hizo el segundo gol que expulsaría al orgulloso equipo del Reino: comenzaba a sonreír, antes de que la pelota entrara Suárez empezaba a reírse. Rió último. Al finalizar el partido toda la hinchada uruguaya lo vitoreaba y él miró a cada uno de las tribunas del estadio y levantó los brazos, con un suave llanto, entregado por completo a la mansedumbre de la vindicación.
(más…)

La batalla de Argelia XXI / Ricardo Strafacce

Yo quiero a mi bandera

La bandera actual se utiliza desde 1962. La bandera se encuentra compuesta por dos partes iguales que la dividen en dos, una de color verde( la pegada al asta) y otra de color blanco, en el centro cubriendo ambas partes se encuentra una media luna menguante y una estrella de cinco puntas.  El color verde y la luna representan el islam, el color blanco la pureza. La bandera actual es muy parecida a la utilizada por el Frente de Liberación Nacional, en  las batallas de independencia, se cree que en honor a ello los argelinos decidieron usar los mismos símbolos en su bandera.

Hoy, con Rusia a todo o nada.

La máquina de hacer felicidad / por Marcelo Díaz

 

messienyeama

El mundial se te pega en la retina, en el cerebro y en el cuore con stickers que son estampitas religiosas, grandes obras del Louvre, remeras para llevar a un concierto. Está Iniesta tomado de espalda, cargando la derrota en absoluta soledad, rodeado de 50.000 personas que no salen en la foto, y de millones que lo ven en una pantalla, y sin embargo radicalmente solo, no está asimilando la eliminación, está mirando el pasado, procesando el paso de los años, abandonando para siempre un mundo habitado por jugadores más jóvenes y más rápidos, se está asomando, con treinta años apenas, a la vejez, a la que se entra solo. Está el ataque caníbal de Suárez a Chiellini, la foto del inmediato después, con el tano en el piso agarrándose el ¿cuello? y Suárez sentado al lado acomodándose la dentadura. Y está esta, de Argentina – Nigeria, la de Enyeama, arquerazo nigeriano, con Lio Messi, cagándose de risa, desdramatizando un mundial que se llenó de publicidades épicas, de gente gritando a la cámara como diciendo “te voy a matar”, de partidos que se juegan como el culo y se ganan con huevos, y todo eso.

Hay flashes: un tiro libre con destino de gol que Enyeama saca de manera espectacular. Va en cámara lenta: el arquero vuela cual águila nigeriana, pega el manotazo, los argentinos se agarran la cabeza, los nigerianos tienen los ojos redondos como foquitos de Citroen, la cámara busca ávida al responsable de todo eso, y enfoca a un Messi que abstraído de todo se ata los cordones. Después viene, sí, el gol de tiro libre y el festejo de Lio planeando, haciendo un avioncito plácido de cara a la hinchada.

Y eso que en el partido se rasparon lindo. De los dos lados. Es cierto que no se jugaban mucho, con un empate los dos clasificaban. Pero lo jugaron con ganas. Argentina se quedó sin piernas a los 30 del segundo tiempo, se dieron palo y palo, se sufrió, como corresponde, y se disfrutó con momentos geniales, con momentos felices. Y Argentina hizo la que sabe, más o menos, y Nigeria demostró que también juega y te emboca.

Messi no es Maradona, no tiene épica. Tampoco es Suárez, no tiene desequilibrios emocionales. Pero es, hoy, el mejor de todos. Lo cagan a patadas, y sigue. Está como en otra y define. Y después planea como un avioncito. Y se hace chistes con el arquero que lo amargó en el mundial anterior. Y Enyeamá, que es un fenómeno, lo busca cómplice, tapa todo y se morfa dos imposibles, y se ríe. Y uno se siente feliz, porque vamos, sufrir sufrimos siempre, pero para tirar mierda ya está lleno de gente que hace de eso un negocio y una política. Motivos para seguir metiendo hay y va a haber siempre, pero motivos para sentirse feliz no hay siempre. Te los cuento con los dedos de una mano en la historia argentina. Y ahora, de este lado, está Messi, que se aguanta las patadas, que parece que se cae, que vomita, que hace lo que nadie esperaba, y después sale sonriendo, feliz. Y los lleva a todos, hasta a los nigerianos.