La guerra del fútbol / por Matías Matarazzo

1969. Honduras y El Salvador se jugaban la clasificación a México ’70, partido y revancha. Resultado: 6000 muertos, unos 15000 heridos, 150000 salvadoreños extraditados, fuerte intervención de EE.UU. en la economía de Centroamérica, reforma agraria…  y El Salvador clasificado para su primera copa del mundo.
La denominada “guerra del fútbol” entre los dos países hermanos duró cuatro días, significó el comienzo de un nuevo orden para la economía de Centroamérica cada vez más dependiente de la potencia del norte y sirvió como contrafuego a la expansión del modelo cubano.

guerra_del_futbol_312658537

Las crónicas hablan de una crisis social mucho más amplia: miles de campesinos salvadoreños, que se habían hecho de tierras en la frontera con Honduras a fuerza del trabajo de generaciones, comenzaron a ser deportados, perseguidos y amedrentados, en pos de una reforma agraria que permitía una intervención muy importante de EE.UU. en la agricultura hondureña.

El primer partido se juega en Tegucigalpa y gana Honduras 1-0. La revancha es para El Salvador 3-0, por lo que tienen que jugar un tercer match en cancha neutral. Un día antes de la revancha  estalla la guerra. Una serie de incidentes con cientos de detenidos provocó el quiebre, El Salvador rompió relaciones y atacó a Honduras.
Una semana después de terminada la guerra, se disputó la gran final en el estadio Azteca de México, que por supuesto no fue menos dramática: tras igualar 2-2 en el tiempo regular, van al alargue. Centro al área, pelota al vacío, sale el arquero y el delantero salvadoreño Mauricio “Pipo” Rodríguez logra anticiparlo, tocando la pelota con la punta del botín. 3-2, El Salvador va al mundial. Honduras consigue tomar bajo su control 450 kilómetros cuadrados de tierra.

golsalvador

 

Anuncios