La batalla de Argelia XXVI / por Ricardo Strafacce

Una lástima. Con solidaridad, disciplina táctica y tiki-tiki cuando se podía, aguantamos 96 minutos. Pero al final se impuso la eficiencia robótica de los alemanes.

El sueño argelino ha terminado. También concluyen estas crónicas, con un poco de melancólico y disfrutable rock árabe.

Anuncios