#brasil

Rumbo a la cuarta copa del mundo / por Damián Ríos

Till leyó el artículo de Martín Caparrós en El país a propósito del partido contra Holanda y me lo copia en el chat del skype: “Quizá somos esto; quizás el error –tan argentino– de muchos argentinos fue haber creído que podíamos ser otra cosa: una que, en principio, parecía mejor.” Le digo que Caparrós es un novelista desparejo, que a veces es mediocre y que a veces es malo; que es un hábil periodista, pero que en literatura ha probado casi todas las formas del error y del mal gusto. Tiene un blog en un diario español, le digo, si siquiera una columna el diario principal. Till, que ya está festejando, me dice que de todas maneras será un intelectual prestigioso; es probable, le digo, y por eso mismo no significa demasiado. Till dice que no entiende a los argentinos y que Caparrós sí. No sé lo que entiende Caparrós, pero hablemos de fútbol. Hablemos de Alemania que le ganó a Brasil en una muestra de carácter, que le hizo sentir el rigor por meterse, injustamente, en una semifinal para la que no estaba preparado, con una muestra de talento y precisión; de personalidad y oportunismo. Con jugadores que se conocen muy bien y que casi siempre salen jugando desde el fondo con pases precisos y que en el medio son muy rápidos y casi nunca se equivocan y que adelante son generalmente letales, que tienen un arquero al que es difícil imaginarlo vencido. Que contra Brasil hicieron el mejor partido de la historia de los mundiales y que su técnico es serio y tiene un proyecto de largo plazo, que se prepararon para esta final, que la están esperando ansiosos desde hace 24 años. Qué puedo decir de Argentina, pregunta. De Argentina, querido amigo, no digas nada, no hay nada que analizar; no velamos ningún secreto y no hay nada que interpretar, entonces, ya lo sabemos todo.

Anuncios
Hachera loca teutona / por Florencia Minici
Nunca preguntaste
qué se siente
o si lo preguntaste
fue sólo una formalidad.
“Vamos a bailar” me invitaste

¡sonaba re bien!
a saltar al Atlántico Sur.
Moví los labios abajo del agua,
el pulgar para arriba
quería decir me estoy ahogando
pero no hay piedad
en esta galaxia vine
a trabajar y trabajar
y nada más
y vos a interpretar.

Capitana de la Interpretación!
de todas las Timbas
y los Signos
nunca te importó
saber Qué Se Siente
Pero cómo te va a importar?
si hacés las agujas que tejen las redes
de los arcos
con la resina de mi árbol

-hachera loca,
un día te despertaste y talaste un bosque entero
en treinta minutos-;
las agujas de las redes
de los arcos
de la resina de la lágrima de mi árbol
el agua de mi árbol
el charco de las caras
donde me multiplico.
Soy la tierra, no me interpreten.
No me exijan nada.
Una canción para el mundial #8 / por Florencia Minici

 

El sueño contracultural camina por la cuerda floja. Sería lindo pintar un mural con Memo Ochoa, James, Thiago, Neymar, Di María, Mascherano, Messi, Alexis, Halilhodzik, Ayew, Campbell, Ruiz y tantos…

Adiós hermanos africanos. La batalla final nos deja mitad y mitad entre europeos y latinoamericanos.
Estoy un poco paralizada antes de los cuartos de final, tengo miedo; últimamente no supe bien qué escribir. Tuve algunos sueños con lesiones, amonestaciones, otra vez Cazuza…qué misterioso cómo Cazuza me viene siguiendo desde la fase grupos. Todavía no entiendo qué me quiere decir, sólo capto imágenes y sensaciones en torno al peso de la pelota y al mar.
***
Con Brasil casi quedamos eliminados, ya habíamos rezado el Caesar, morituri te salutant, pero al final zafamos frente al mejor Chile posible. El Chile posibilista, un poco brillante pero tibio para definir. Al final, Chile, ¿supo alguna vez lo que quería? Bachelet los recibió con galas oficiales y salieron por los balcones de la Moneda…¿un poco exagerado? Nada de esto importa ahora. Los amantes eternos del pisco tuvieron igual razones para darle y darle en nombre de las mieles pasadas.
Los penales se definen en la mente, el arco es divino, los hechos estaban escritos y Neymar volvió a mostrar que tiene una filosofía, una sensibilidad…quizás esto se remonte a los jesuitas, quienes probablemente inculcaron al menos en una parte del primer Brasil la cultura de no parar de charlar.
Neymar es avispado, tiene resto para consolar al adversario que se está quedando afuera. Llora de emoción, siente demasiado. Me lo imagino llorando hasta cuando pierde un partido en la Play. No está condenado a jugar igual que en Europa. En Brasil Neymar es más feliz, se le nota.
Volviendo a esto que me da tanta curiosidad: ¿por qué Neymar saca la lengua, charla, llora, anima al adversario, vuela al ras del pasto? Panadero ensoñado; ¿por qué?
Desde la infancia tuvo una formación en el evangelismo, al igual que millones de brasileños. Pero yendo más lejos, hace pocos años pasó por la consagración, el bautizo en su iglesia de la localidad de Santos.
Una vez por semana va a la iglesia. El pastor que siempre lo acompañó dice que Junior una vez recibió una profecía divina que lo destinaba a ser un gran jugador.
***
Extraño a Argelia, a Ghana, a Nigeria. Pienso en esta canción de los Ases Falsos:
La honorable soledad escoge a sus hijos
les regala días que se extienden por siglos 
hay tiempo para pensar
Mil cosas…Dime africano, ¿qué estas haciendo por acá?
¿Qué te parece el español? ¿Fue drama la alimentación?
Toma mi mano…

La vecina del Mundial sobre la manicure dental / por Graciana Méndez (desde San Pablo)

La realidad es que mi tele grande no funciona desde que nos mudamos. Por lo cual tenemos una tele minúscula que me quita las ganas de ver algún partido. El sábado pasado jugó Brasil y odié su victoria. En esa instancia, el fútbol cobra algún tipo de interés para mí y surge una curiosidad abrupta y precaria. Casi como delirar de fiebre.

El partido de Argentina de ayer se superpuso con mi cumpleaños y fue una buena excusa para no verlo. Sólo espiamos algunos momentos en los bares por los que pasamos. Llegamos a casa 5 minutos antes del final y vimos la victoria. Ahí el fútbol deja de importarme otra vez y puedo volver a mis obligaciones tranquila. Tratamos de disimular nuestra nacionalidad, hablamos español entre nosotros pero graduamos el tono de voz, excepto cuando yo estoy sola con ellos en un parque y quiero saber las intimidades de los otros. Ahí me destapo y soy verborrágica en portugués o español. Tenemos una camiseta de algodón y manga larga de lo más simpática, heredada de nuestro sobrino, pero mis hijos se turnan para usarla puertas adentro. Les compramos  banderitas de Brasil y en la calle somos muy políticos con el “No nos gusta el fútbol” o “Mis hijos son mexicanos”.

Quería mencionar algo que me llamó la atención que es la superposición entre la festa junina y el mundial. Esta celebración ocurre en junio y es muy parecida a una kermesse, se comen muchos dulces típicos y los niños se disfrazan de caipiras  -una cruza de campesino y cowboy, diría- con jean con pitucones, camisa a cuadros, varaba rala y bigotes y sombrero de paja. Muchas iglesias y escuelas organizan esas fiestas que suelen estar abiertas al público. La iglesia cerca de casa, por ejemplo, en el barrio de Pompeia este año decidió poner una pantalla gigante y pasar todos los partidos. La fiesta fue una mezcla de kermesse, con puestos de juegos típicos y comidas. Pero también circulaba mucha cerveza y los colores primarios, lunares y cuadros que se ven en los banderines y demás decoraciones. Ahora es una “copa junina” es todo más verde y amarillo y los borrachos abundan. El sábado fuimos a la fiesta de esta iglesia y en el camino vimos un gag que duró más de una hora. Un borracho se resistía a quedarse en su auto y un grupo de unos cuatro hombres lo empujaban para que no se bajara. Estaban parados al lado de la puerta impidiendo que el piloto borracho se bajara a pelearse con otros que estaban en esa cuadra. El auto estaba estacionado en la puerta de un supermercado muy transitado y eran las 5 de la tarde. Recién a las seis los amigos consiguieron que su amigo cerrase la puerta del auto y partiera manejando en total estado de embriaguez y cólera futbolística. El borracho tenía una camiseta de Brasil y Brasil la había sufrido y ganado. Nunca supimos qué comentario detonó la pelea, ni si hubo pelea. Cuando pasamos por la vereda de enfrente el hombre estaba siendo empujado en el asiento del piloto y como en esos juegos para chicos donde con un martillo se golpea un muñequito para hacerlo desaparecer por un agujero, los amigos, porque se notaba que eran sus amigos, lo empujaban una y otra vez hacia su asiento sin éxito y sin poder conseguir que se quedara sentado y así ellos pudieran cerrar la puerta. Creo que a las 6 de la tarde, el cansancio abrumó al amigo borracho y se rindió en ese juego de tire y afloje.

Festa Junina mezclada con la bandera de Brasil

Otra nota de color es que la fiesta junina es para agradecerle a Sao Joao por las lluvias que cayeron. Este año Brasil está enfrentando una sequía sin precedentes, hoy por ejemplo hay 14% de humedad, SP es un desierto. Pareciera también que sin lluvias es mejor agradecer por el fútbol.

Todo esto era para comentar también que ayer en el noticiero de las 8, pasaron un segmento sobre la moda de los aparatos fijos decorados con banderitas de Brasil. En muchos casos, los usan jóvenes que no necesitan ortodoncia.  Los brasileros le dan mucho valor a los dientes y le dedican mucho tiempo, en los shoppings siempre veo mujeres cepillándose después del almuerzo. Es como una manicure dental, supongo.

Aparatos copa       Aparato mundial

Neykant/ por Florencia Minici

Ví los últimos dos goles del partido en el bar de la Biblioteca Nacional junto al explosivo Nicolás Maidana, que ojeaba poco desde atrás de sus anteojos y después volvía la vista hacia un ejemplar ruinoso de Mil Mesetas. Después tuve que ver la repetición, porque me había perdido la primera parte debido a las ocupaciones de la tarde. Pusieron unas muy buenas pantallas en la Biblioteca, que hoy ofrecía otro partido interesante: un diálogo entre González y Abraham sobre Foucault en Argentina, en las vísperas de los 30 años de la muerte de San Foucault. Uno de los temas tocados, tan caro al pensamiento francés, fue la cuestión de la verdad. Y en honor y por asociación inmediata, hablar de Brasil- Camerún hoy se toca con la cuestión de la verosimilitud. Ayer pensé en la fuerza estética propia, lo que tienen seleccionados como Ghana y Costa Rica.Hoy Brasil suma un elemento, la verosimilitud. Se me despertó hablar de esto cuando vi a Neymar, o mejor dicho un plano de la lengua de Neymar al final del partido (en mi mente plano detalle) que a las claras pedía una sola cosa: cerveza. Hasta ahora, el momento de mayor relajación que experimenté en lo que va del torneo.

Para los equipos ya clasificados, el último partido del grupo, además de otorgar la posición definitiva que define al rival de octavos, otorga la verosimilitud con que cada equipo llega a la siguiente fase. Qué tanto da campeón, o al menos qué tiene de verosímil lo que de ahora en adelante va a contar. Hoy Brasil recuperó algo de la verosimilitud propia de un equipo que puede ganar el Mundial. La agilidad aeróbica de Fred y Fernandinho, que sin ser genios son rápidos y están cómodos. La intransigencia del Increíble Hulk. La comodidad climática de los jugadores locales, que después del partido parecían listos para derramar cerveza en sus bocas como dulce premio después de un día agitado. Y obviamente la perfección de Neymar, chiquito y cumplidor pero también, como Messi, un Kant del fútbol. Una computadora. Lo que el resto del equipo empieza a mostrar en soltura física, Neymar lo pone en unos profundos pliegues de pensamiento a alta velocidad, que le permiten saber con certeza cómo está construido el plano del campo en sus bases matemáticas y operar sobre ellas.
Brasil empezó a mostrar rasgos de verosimilitud, algo que sólo se consigue con la tranquilidad que pulsa al movimiento suelto, cómodo consigo mismo, con la neurosis justa y necesaria. Sin sobreactuar ni tomar la actitud frívola del indiferente que ya se sabe en octavos de final.

Salud.
Una canción para el Mundial #9
o Estamos haciendo la nuestra/ por Florencia Minici

La “originalidad brasileña compulsiva” de la que habla Caetano, una vez llegó al colmo de expresarse en la coexistencia de dos bandas llamadas “Os Diferentes” y “Os Iguais”: retroalimentándose neuróticamente a varias bandas les tocó la época de la Jovem Guarda. La primera movida, el primer movimiento de la música brasilera. A tono con el primer gran internacionalismo de la música occidental que, como en todas partes, podía verse en un programa de la tele. El programa en cuestión era conducido por el gran Roberto Carlos, que a su vez sacó en 1965 un disco homónimo a la movida.
En “Jovem Guarda” la banda Renato e Seus Blue Caps toma la dirección instrumental de todos los temas: vale la pena acordarse de este grupo beat que retocó con el portugués temas como “All my loving” en “Feche os olhos”. En los videos que se encuentran pareciera que Renato e Seus Blue Caps realmente se creían los Beatles brasileños…y tenían razón, al menos una “razón en términos beatle”, porque lo que hacían era lo que había que hacer, las categorías que había que usar para componer en la cabeza una canción beatle. Paul McCartney cantó con ellos. “Coisa linda” para “All my loving”: la máquina beatle comiéndose a sus herederos de una forma elegante.
En el fútbol había pasado algo parecido hasta este Mundial. Pero aparecieron máquinas de la autodeterminación como Ghana y Costa Rica, que sorprenden a la lengua estándar de la FIFA, que tiene dos preceptos falsos:

1) Superioridad histórica (hay países con historia futbolística y países sin…es algo que la mayor parte de los “periodistas” del deporte tienen incorporado como verdad discursiva), obviamente “demostrada” en rankings que ellos mismos hacen y las calificadoras de riesgo que también inventaron el concepto de “riesgo país” ponen como “tendencias” para tentas el olfato de las grandes marcas.
y 2) Superioridad técnica: no es otra cosa que tomar formas de juego de distintas partes y armar grandes equipos en los cuales cada estilo puede funcionar (el mundial se juega en espejo al infinito en cada temporada de la Liga Europea con los mismos jugadores que después vuelven a casa para jugar en representación de su país). En el intervalo entre Mundial y Mundial los africanos y los latinoamericanos pierden algo de sus herencias anteriores y dejan trazos de juego que los europeos creen que son suficientes para “conocerlos”. Este es un gran error que les costó a algunos irse en la primera fase de la Copa.

***

Volviendo a la Jovem Guarda…por suerte la historia dio un vuelco y los tropicalistas hicieron después una revolución cultural con fuerza estética propia. Las selecciones de México, Chile, Costa Rica…también tienen una fuerza estética propia. Las piernas de los jugarores de Ghana son como “flechas”, dijo con obviedad y desparpajo un relator de TyC Sports. Algo de eso hay, pero no son las flechas que los negadores asocian a historias de Billiken; son otras flechas, más poderosas y bellas, que algunos se están rompiendo la cabeza para tratar de explicar, cuando sería mejor simplemente aceptarlas y disfrutar.
Tal vez la memoria de estos primeros partidos quede al final como nada más que eso, memoria de un momento estético contracultural. Ojalá que no.

***

Paul McCartney embobado con su propia historia al igual que los monarcas de España, no ve lo que le pasa por al lado. No escucha. Como tantos artistas que no escuchan, sólo son emisores. Cantó con los Beatles brasileros, no podría nunca andar por otro lado. La lección es que la movida beat nunca escuchó realmente (y escuchar empieza por el infinito de casa, lo más cerca, lo que a primera vista parece limitado y limitante pero que es hermoso, complejo, múltiple. Los Beatles hicieron eso y cuando no lo pudieron hacer más se murieron). La movida beat copió: lo sabemos todos. Para ese tipo de falsas escuchas es muy fácil ser comido (quizás los poetas antropófagos “comieron” por esto, porque vieron muy bien que se los estaban comiendo a ellos desde mucho antes).
La “World Music” es una maquinaria de privilegios, premios e ignorancia que invoca la falsa verdad de los territorios. La Liga Europea, parece se está demostrando, es muy parecida. Les está yendo mal porque los latinoamericanos y los africanos están haciendo la suya. Fútbol con fuerza estética propia, o sea folklore post-post-colonial.
Les dejo esta canción (en la que la tibieza de McCartney no puede hacer más que bajar el tempo, como si estuviera en retirada) para despedir a la Monarquía

Cazuza/ por Florencia Minici

Soñé que tomaba una cerveza Bohemia en el bar al paso “Maradona” con Cazuza en la Rosinha y después volvíamos al triste Leblon. Cazuza me decía “no vayamos al Posto 9 porque va a pasar alguien y nos va a ver” y yo le decía “lo mejor que les puede pasar es que juegues al fútbol” y “los sentimientos no sé si nos van a salvar”. Él me daba una palmada en el hombro y decía “están jugando al Prende y Apaga los caretas de Leblon”. Y después yo le decía “en la Barra de Tijuca nunca te vas a salvar”. Sin darnos cuenta nos habíamos metido hasta los hombros en el mar, era muy incómodo para patear la pelota y no podíamos volver. El Atlántico se había convertido en el Pacífico y era todo muy peligroso. “Qué paradoja que un mar que se llama Pacífico te haga esto” pensaba mientras se me iban cansando los brazos. Cazuza desapareció, pero no me desperté con la idea de que se hubiera ahogado. Lo primero que pensé es que me había hablado un ángel en sueños. Qué encuentro genial.

cazuza

El trío del Tri y dos colados/ por Cecilia Eraso

Recife muerta, recife buena, recife brasileña como la casa/ de mi abuelo
Manuel Bandeira

BqcYDkmIUAE1qJt
México se prepara para jugar contra Croacia en Recife. La moral del equipo está alta. Tienen al Apóstol Ochoa, a Gio Dos Santos, a Oribe Peralta y a Layún. Odiado por muchos aficionados al fútbol mexicano porque lo consideran un tronco, a Layún lo arruinan a memes y a pesar de su buen desempeño en lo que va del Mundial aún le piden a Herrera que lo saque. Hay cosas que no entiendo. Pero no solo en el fútbol así que, qué más da. Layún, además, banca que los jugadores tengan sexo, y él debe tener bastante porque está requetelindo.
Van a sudar como unos locos en Recife. Vienen teniendo serios problemas de transpiración violenta algunas selecciones. Conocí Recife el año pasado, cuando viajé a participar de un Festival de poesía muy lindo, el FIP. Qué calor hace, qué pegote hace, en Recife. Es una ciudad inmensa, tórrida, verde, contaminada a niveles inadmisibles, triste y feliz, llena de favelas enclavadas en medio de gigantescas torres construidas durante la dictadura brasileña que a las 14hs dejan a la playa sin sol. Vibra día y noche al son de los aires acondicionados. Se embotella por completo a cada rato. Allí fue donde creció Clarice Lispector, donde nacieron Manuel Bandeira y Joao Cabral de Melo Neto y donde desemboca el Capibaribe, el río que estos poetas inmortalizaron en la poesía brasileña. Pero el Capibaribe, que alguna vez albergó capibaras, hoy está tan muerto que entristece.

Yo debería estar ahí, de nuevo en Recife, alentada por la pluma de Bandeira, cubriendo el desempeño del Tri.

ChechuyManuelBandeira

con Manuel Bandeira, a la vera del maloliente Capibaribe (Recife)

Vecino efusivo y la moda en Brasil / por Graciana Méndez (desde San Pablo)

DanyNos mudamos de barrio, de condominio, que es básicamente un edificio con muchos vecinos. Estuvimos sin internet y conseguí pispear algunos partidos mientras desmontábamos cajas y montábamos muebles. Mi tele empezó a fallar ayer, bajamos un programa y actualizamos el software. Mañana sabré cómo sigue.

Tomé mucho transportes, especialmente subte  y taxi. Me llamó la atención en la Av Paulista y en el metro el día del partido de Brasil el estilo hippie chic de algunas brasileñas. Muchas marcas han sacado colecciones en homenaje al mundial, también. Mi celular también estuvo fallando, misma marca que mi tele,  y no pude documentar con fotos, así que agrego algunas que bajé de internet a modo de ejemplo.
Yo misma tuve que enviar a mis hijos disfrazados con los colores de la bandera de Brasil el día del partido. La maestra me había puesto en la agenda: “Mamai, amanha o Uli pode vir caracterizado com a camisa do Brasil e muita criatividade!”. Para mí, mundial es casi como carnaval, una excusa para disfrazarse y hacer papelones. A mis hijos les pusimos remeras, short  y medias  con los colores azul, verde y amarillo. Claro que no teníamos camisetas de Brasil. Así tomamos el subte y llamaron bastante la atención no solo porque son mellizos desparejos,  sino porque hablamos en español, portugués y portuñol  y principalmente porque pocos chicos chicos viajan en metro, y fundamentalmente porque por el momento son un simulacro de Brasil.
Cuando locopa-fashion s fuimos a buscar nos los entregaron con jopos y maquillaje azul y amarillo. Las nenas tenían los párpados verdes. Caminamos hasta la Paulista, tomamos el metro y bajamos en Vila Madalena, la estación que sigue a la que usamos comúnmente. Ese día hubo un record histórico de tránsito, la mayoría de la gente salió más temprano del trabajo, tipo 14 hs y eso causó una galleta tDress Toal que la mayoría siguió el primer tiempo desde el medio de transporte en el que estaba. Por eso mismo este lunes la cámara de diputados se opuso a decretar asueto y suspender el “rodizio”, equivalente al “hoy no circula” mexicano.
Nosotros optamos por evitar el taxi del metro a casa y subir la cuesta de 10 o 12 cuadras que nos separa de la estación. Así y todo llegamos con tiempo para tomar la merienda y hacer pochoclo para ver el partido. La tele se prendió a las 15.50 pero la verdad es que el partido lo seguimos de reojo mientras hacíamos otras cosas.
Antes de SP vivimos 5 años en México y el día del partido, confirmé mi instinto por ahora me siento más mexicana que brasileña. Varios años antes en la casa de una amiga del DF, gritábamos los goles de Argentina con un orgullo inusitado, un orgullo enrarecido por ser “de afuera” . El mundial anterior a ese estaba en Bs As y vi un partido en la casa de una amiga brasileña que vivia ahí. El partido era Brasil contra alguien que no era Argentina y claro que hinché por Brasil, era el país querido por mi amiga. Con mis hijos, que nacieron en México, es un poco así la cosa, quiero que quieran a Brasil, quiero que sepan sambar, surfear y bailar capoeira, que hablen portugués y español. Que me digan: Mamãe, viste?   Por eso les sigo el juego nacionalista en el jardín. (más…)

Croacia IV / por Charly Gradin

Pericich, Rakitich, Kovacich, Oricich, Moderich, amigos, lo hicieron bien. Queremos felicitarlos. Estamos orgullosos de ustedes. Seguimos sus movimientos y no pudimos descifrarlos, ni por un momento. Aunque lo intentamos. Los vimos calmos mientras los brasileños corrían. Los vimos avanzar en línea, en escuadra, siempre despacio. Fue insoportable. Ahora estoy solo, y ya no tengo tiempo de analizar. La web es un océano de bibliotecas, y en todas ellas pareciera haber enciclopedias dedicadas a los partidos de Croacia. Nunca se terminan, sus diagonales parecen haber consumido vidas enteras. Hoy las vi, como todos, casi sin querer. Y desvié la mirada para captar mejor su radiación de fondo, según explican, para verlas al sesgo. Pero sigo confundido.

Ganó Brasil. Jugadores croatas, sigan adelante, ya los alcanzaremos. Un día nos sentaremos a charlar, y nos presentaremos y habrá tiempo para pasar en limpio este partido, y todos los que vendrán, y los que ya jugaron, sin que lo supiéramos. Su juego seguirá confundiendo a los fans de Youtube durante años, con su mezcla de velocidad y permanencia. Los veo de nuevo, correr sobre el césped, y son como la bola lenta que tiraban los jugadores de las grandes ligas de baseball en los dibujos animados de la Warner. O como las boyas que flotan en los ríos envenados del mundo. Curan la mente y despiertan los sentidos, y dejan el mundo casi en el mismo estado en que estaba antes de empezar. Son preguntas zen. Ya vendrán los curiosos a buscar los rastros del cambio. Y hablarán durante días y noches, y nunca se vislumbrará el fin, hasta que al final empiecen a irse de a poco, hasta que no quede nadie, salvo su recuerdo y la duda.
Hoy ganó Brasil. Pero no estamos seguros. Íbamos a juntarnos con #florenciaminici para ver el partido, pero algo falló. Llovía en Buenos Aires, cundía el desánimo. Son tiempos difíciles. #ceciliaeraso avisa por twitter que vieron a alguien con la remera de Croacia en la esquina de Senillosa y Crocia. Creo que lo conozco.
Jugadores crotas, ¿están seguros de lo que están haciendo?

Lijepa naša domovino (intento de resignificación) / por Florencia Minici

Me resulta llamativo el escándalo que algunos medios locales fogonearon a propósito del partido inaugural. Que no hubo resultados por la vía correcta del conocimiento de la pelota, es cierto. Que la agarrada al increíble Hulk no fue tal, en principio es cierto. Igual, yo no soy nadie para decir “golazo”. A veces algunos argentinos son los primeros en defender las reglas de todo meta-republicanismo posible: competencias deportivas, sucesión de reyes, de papas, indignación por elecciones democráticas que llevan al poder a líderes militares de izquierda… en fin. El partido fue polémico. El ambiente fue polémico. Disturbios en San Pablo, en Río. “El cemento le ganó al ser humano”, dijo Maradona en el lírico De Zurda que está oralizando junto a Víctor Hugo por Telesur, la señal de la Patria Grande.

Obviamente el arbitraje no fue bueno. Después de todo, en el fútbol los malos árbitros son como los malos críticos de literatura: no ven con claridad, no es que lo hagan a propósito. Con chantapufis.
No lamento y celebro la ausencia en esta copa de Josip Simunic, el capitán de la selección croata que fue sancionado tras hacer el saludo nazi con el que los croatas hitlerianos se identificaban en la época en la que el III Reich limpió a serbios y judíos. ¡Y para colmo un montón de croatas en las tribunas respondieron a favor!. Esto pasó en un partido con Islandia en el 2013. Hay muchas entradas en google sobre el tema.
Repito que no defiendo al árbitro, tampoco lo condeno. Pero me gusta tener la fantasía de que alguna que otra vez en la cancha grande puede ocurrir un acto de justicia divina.
El lema con el que titulé este post, “Lijepa naša domovino” es una parte del himno nacional de Croacia. Como todo himno, habla de: muerte, de pastos y montañas, de los ríos y las guerras. El lema que yo cité se traduce como “Nuestra hermosa patria”. A mí me calienta más el corazón una patria que una nación cerrada, y por eso me gusta que el programa de Maradona y Víctor Hugo interpele a toda Latinoamérica. Los croatas también sienten su patria, rota en guerras, pero son grandes las deudas y respuestas por dar acerca de ese “¡Listos!” que los hinchas le respondieron al capitán Simunic en 2003: la respuesta misma que los grupos terroristas alzaban a la hora de la espada de las limpiezas étnicas del siglo XX.

***

El Mundial empezó. Se intensifican las memorias históricas, las imaginaciones.¿ Quiénes llegarán a la final? Algunos se sienten muy solos y otros están demasiado confiados. Por mi historia personal hay Esperanza que me cuesta tener (¿seré mexicana?, me diría Cecilia Eraso); la saudade ya se apoderó completamente de mí, no sé si no estuvo siempre, no sé si llegó hace un tiempo, no sé si alguna vez se irá o si me llevará con ella. Pero como dijo CFK, pase lo que pase con nuestros cuerpos finitos en esta tierra, la historia no se detiene nunca. Ojalá haya Justicia para todos. Pero al decir de Lenin: con LUZ, LUZ, LUZ, para todos.

 

Un dilema / por Ercole Lissardi

Vi el partido que inauguró el Mundial con mi hijo, que tiene 8 años, que adora el futbol, que va a una escuela de futbol, que llenó el álbum Panini, que gracias al álbum reconoce hasta a los suplentes de Costa de Marfil, y que desde hace un par de meses desde que se levanta a las siete de la mañana hasta que se duerme a las diez de la noche no habla sino de las chances de los unos y de los otros para ganar el Mundial.
Como ya estoy veterano, y he visto mucho fútbol, desde que el japonesito empezó a flechar la cancha en el primer tiempo supe que si Brasil no podía ganar iba a recibir ayuda del árbitro. Me pregunté entonces si debía decirle a mi chiquito de qué iba la cosa. Mi dilema era: ¿debía dejar al niño en la ilusión del Fair Play en el deporte que adora o debía mostrarle de plano cómo son las cosas en este mundo al que lo traje y en particular en este deporte que le enseñé a amar desde pequeño?
¡Ay! Opté por decirle de qué iba la cosa. Sí, es cierto, sucedió tal y como papá dijo que sucedería, y por consiguiente mis acciones en la Bolsa de Valores de su corazoncito aumentaron considerablemente de valor. Pero ¿qué? ¿Esto es sin consecuencias? ¿O algo se rompió en ese corazoncito? ¿Se merecía ese baño de realidad a los ocho añitos? Sembré en él la semilla maldita de la desconfianza, del desengaño. ¿Y ahora voy a tener que decirle que si se diera el milagro de que Uruguay anduviera bien también en este Mundial le van a cortar las alas antes de que vuele demasiado alto? ¡Qué mierda! Ojalá nos hubiéramos ido de vacaciones a Marte durante el Mundial. No hay manera de escaparse de toda esta basura.

Bienvenido Mundial / por Florencia Minici

El amor verdadero /Corintios 13

Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada!

Si no tengo amor, de nada me sirve hablar de parte de Dios y conocer sus planes secretos. De nada me sirve que mi confianza en Dios me haga mover montañas.
Si no tengo amor, de nada me sirve darles a los pobres todo lo que tengo. De nada me sirve dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a los demás.
El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable.
El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie.
No es orgulloso.
No es grosero ni egoísta.
No se enoja por cualquier cosa.
No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho.
No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad.
El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo.
Sólo el amor vive para siempre. Llegará el día en que ya nadie hable de parte de Dios, ni se hable en idiomas extraños, ni sea necesario conocer los planes secretos de Dios.
Las profecías, y todo lo que ahora conocemos, es imperfecto.
Cuando llegue lo que es perfecto, todo lo demás se acabará.
Alguna vez fui niño. Y mi modo de hablar, mi modo de entender las cosas, y mi manera de pensar eran los de un niño. Pero ahora soy una persona adulta, y todo eso lo he dejado atrás.
Ahora conocemos a Dios de manera no muy clara, como cuando vemos nuestra imagen reflejada en un espejo a oscuras. Pero, cuando todo sea perfecto, veremos a Dios cara a cara. Ahora lo conozco de manera imperfecta; pero cuando todo sea perfecto, podré conocerlo como él me conoce a mí.
Hay tres cosas que son permanentes: la confianza en Dios, la seguridad de que él cumplirá sus promesas, y el amor. De estas tres cosas, la más importante es el amor.

 

cristo redentor

Espíritu y corazón / por Florencia Minici

Me resulta encantadora la idea de Ricardo Strafacce. Un triunfo de Argelia y un crack en los mercados del fútbol. Siempre pensé que Strafacce (a pesar de algunas diferencias menores que tengo con este crack de las letras) era un concienzudo economista de la palabra. Sus estructuras repetidas en el futbolero Crímenes perfectos me hicieron pensar en una estética ahorrativa, pero no por eso ajustadora: imaginación sin límites, pero con las frases necesarias. Nada de sobreadjetivar. Y nada es imposible. Bueno, es lógico que en la imaginación de Strafacce una Argelia mundialista quepa como posibilidad. Me apasiona esta idea.
Lo dijo el otro día Alfredo Zaiat, no esto precisamente, pero sí que las entidades financieras del capitalismo global suben y bajan pulgares tanto para seleccionados como para países soberanos. Ya la Goldman Sachs pronostica que Messi o Thiago da Silva alzarán la copa.
Es mi sueño también que las previsiones fracasen.
Pero no puedo olvidarme de los sueños de los otros, ¡hay tantos sueños en pugna!
Mientras Goldman Sachs apuesta a la subida de la cotización de Thiago y Lio, pero corona a Thiago, desde este lado de la realidad me pregunto: ¿de dónde sacan esta idea?
El informe completo de la GS, que acá se puede leer completo, dice estar basado en “the predictions for each match are based on a regression analysis that uses the entire history of mandatory international football matches”.
Pero ¿no hay países que enfrentaron las peores crisis más allá de los pronósticos?, ¿no hay seleccionados que fueron más allá de toda operación de prensa?
Además, el pronóstico de Goldman Sachs ya fracasó en el 2010 cuando daba como ganador a Brasil.

QUEREMOS SOÑAR. QUEREMOS QUE EL MUNDIAL SEA UN RITO POPULAR SIN FIN. ABAJO LOS GURÚES FINANCIEROS. SAQUEN SUS INFORMES DE NUESTROS CORAZONES.

 

El martes 3 de Junio, Neymar Jr. hizo su gol 200 en el partido de Brasil vs. Panamá.

Fue el gol que marcó el 1 a 0. Fue este tiro libre
El arquero panameño se tira bien, pero un poco tarde. Por un par de segundos es tarde.
Nunca se sabe si un gol perfecto es el producto de la técnica pura o si se da gracias a suspender por un par de segundos el juicio. Como en las enseñanzas del Tao: puede encontrarse un equilibrio perfecto cuando acallamos la mente. Cuando acallamos la mente estamos, aunque sea por un par de segundos, en el reino Natural. ¿Quién puede acallar su mente?
Quizás en este mundial sea todo técnica pura o quizás veamos momentos imposibles de entender , ¿qué son Neymar, Messi?

Yo puedo elegir argentina porque me disgusta Brasil y creo que su fútbol esta completamente sobrestimado y porque no me gusta la samba y no me gustan las chicas brasileiras y no me gustan los atletas de dios ni tampoco dios y porque pelé es una mierda y porque no tendría que existir un país en el cual la gente se mata si pierde la final con Uruguay y entonces bueno que se vayan a suicidar cuando Argentina les gane el trofeo. (Matteo Nucci, desde Italia)

El portugués como lengua en la escuela y el tatuaje de Reveillon 2013, el peor año nuevo de mi vida / por Florencia Minici

El portugués: se enseña en nueve escuelas de la C.A.B.A., con distintos grados de carga horaria (en algunos casos como primera lengua extranjera y en otros como segunda).

Se trata de las llamadas “escuelas plurilingües” de la ciudad. No se trata de algo extendido, sino de casos especiales en la zona del sistema educativo que está orientada a la enseñanza de idiomas.

En el 2009 fue promulgada la Ley Nacional 26.468 que establece la incorporación de propuestas curriculares para la enseñanza del portugués en la escuela media. Para el caso de las provincias fronterizas a Brasil, la ley establece que el portugués debe ser enseñado desde el nivel primario. Esta ley todavía está en proceso de implementación. La posible incorporación de la Argentina al BRICS trae otra vez el tema a las agendas (disculpen que use esta palabra tan aburrida). En Brasil ya habían establecido la enseñanza de español en la escuela en el 2005.  (más…)