#rusia

Rusia vs. Argelia: la tarde/ por Daniel Buschi

26 de junio, 4 de la tarde. La palabra falange me llega para ejemplificar no un tipo de organización griega o de la actualidad española, sino como continuación de la identidad en los medios virtuales. En relación a una pregunta que escribí en un mail para una amiga.

21 de junio, 19 hs. Escribo una carta para la Casa de Rusia que tiene domicilio sobre la Av. Rivadavia al 4300, no tan lejos de donde vivo. Les cuento que estoy siguiendo a Rusia en el mundial, vi que publicaron fotos en su página web bajo el título “Hay que ganar” sobre una transmisión del partido que empataron con Corea del Sur. Escribo: “La intención de este mensaje es humilde, pero por mi cuenta no sé donde dirigirme. Es el de poder vivir con parte de la comunidad rusa en Buenos Aires algún partido de su selección, si es que esa es una práctica que acostumbren. En caso contrario agradecería si pueden orientarme sobre algún club donde pueda acercarme para realizar una crónica”. Miento, porque sé que existe en Bernal o Quilmes, el Club Vladimir Maiakovsky pero me da fiaca el viaje y no tengo ninguna otra excusa para viajar hasta ahí. Aprovecho para preguntar por las clases de idioma en el instituto y les digo que en estos días descubrí los paisajes de Aleksandr Semianov sobre la ciudad de Leningrado, que me parecieron muy buenos.

26 de junio, 22 hs. Con buen tino, todavía no me respondieron.

26 de junio, 13 hs. Estoy en un bar reflexionando sobre el nuevo testamento, escribo en mi cuaderno: “San Pedro dice en su carta a las Iglesias lo mismo, deben honrar al Rey porque es elegido o ungido por Dios para llevar adelante su tarea. Esto al margen de ser humillados por la temporalidad – de hecho según San Pedro, tal como se lo interpreta a Cristo, el hecho de ser vilipendiado infiere superioridad al hombre cristiano, que debe ser fuerte, sostener su fé, vivir y morir en sus creencias, así será honrado por su Dios”. Le pido al mozo si puede poner en pantalla el partido de Portugal con Argelia en vez del de Alemania con Estados Unidos, razonamos que esos dos equipos se juegan más cosas y que por lo tanto es de más interés. Contra toda lógica personal me encuentro esperando que Cristiano Ronaldo haga varios goles y que se deje crecer el pelo. Me doy cuenta de que juega parecido a Francescoli.

7 de junio, no sé que hora. Estoy trabajando en una secuencia cinematográfica, una adaptación de un cuento corto. Escribo: “La anciana sale de su casa por la mañana y en el camino a la parada se va transformando en un operario de sesenta años, con campera de jean y un bolso tipo marinero colgado en los hombros. Sube al colectivo”.

26 de junio 17:04 hs. Algo para tener en cuenta de las transmisiones en vivo por internet, la pantalla se paraliza momentos antes de las jugadas de gol, como si el operador (al decir de Macaya Marquez) intuitivamente levantara los brazos, y soltara el hipotético botón que está apretando.

26 de junio 17:13. Otra vez el partido, sufro un fenómeno de duración del paso del tiempo. Momentaneamente leo en vez de 13, 33 minutos de juego en la sintesis del marcador. Poco tiempo después me entero que Rusia está ganando 1 a 0. Es un poco confuso pero no hay porque alterarse, con ese resultado Rusia clasifica.

26 de junio 17:13 en adelante. De manera pareja, a pesar de un corte de unos seis minutos al principio del segundo tiempo, ejerzo visión sobre el desarrollo del partido. Observo que Rusia consiguió el minimo de sus expectativas, por el momento está clasificando en segunda posición a octavos de final, rascando, y la causa no hay dudas, es que no tiene un número nueve. El máximo de la capacidad de juego del equipo parece desarrollarse para un número nueve que no existe. Al margen de que por momentos tiren centros al área y siempre gane por arriba la selección de Argelia.

26 de junio 18.15 hs. Gol de cabeza de Slimani, Argelia empata 1 a 1 y se juega la saliba a cambio de su clasificación. Se siente en Rusia la falta de Roman Shirokov, lesionado en el talón de aquiles antes del comienzo del mundial Saquen la música si les parece y pongan esta versión de Moonriver de Les Pascals, una orquesta de fantasía japonesa.

 

Algo que a mi gusto hay que celebrar de la selección dirigida por Capello es que todos los elegidos juegan en su liga local.

 

Anuncios

Rusia vs. Bélgica: todavía no inventaron los arcos/ por Daniel Buschi

El domingo al mediodía es el peor horario para cubrir partidos, así que me levanté de la cama a las dos de la tarde y recién empezaba el segundo tiempo de Rusia y Bélgica. La impresión que tuve al rato de ver el partido fue que todavía no habían inventado los arcos y que la pelota pasaba con agradables transiciones de la defensa hasta el ataque donde el juego conformista se medía con un jugador ruso contra dos belgas, que no sabían bien como alegrarse. Patada furiosa buscando un lateral o un córner, todos puntos fallidos. Una resaca continuada mientras me preparé unos huevos fritos y al final llegó el gol de los belgas. Antes me mandó un mensaje un amigo para que nos juntemos a cenar, le pregunté que opinaba, me dijo que le tenía fe a los de Bélgica por encima de los rusos, me pareció que era un comentario prefabricado. Como si quedara bien decir que los belgas ganen porque parecen un grupo de pibes de clase media alta más o menos bien educados. Para mi era lo mismo, no vi el primer tiempo así que mi análisis hasta el momento estaba enfocado con el único ojo que tenía, para mi Rusia tenía más la pelota y proponía, pero siempre está la chance de que todo esté distorsionado, quizás no llegué a ver el alcance del juego especulativo, es probable que Bélgica se haya guardado durante treinta y cinco minutos para definir el partido en los últimos cinco.
En otras consideraciones de los juegos del domingo, corté con el fútbol y vi una película de Winterbottom, Génova, sobre dos chicas que están jugando con su madre adentro de un auto a adivinar los colores de los coches que vienen de frente a ellos en la ruta, la menor de las nenas le tapa los ojos a la madre, que es quien maneja. Por suerte no es patético el momento en el que el juego entre las chicas se deriva a taparle los ojos a la madre para verificar algo acerca de la posibilidad de que la hermana mayor estuviera haciendo trampa. Se pone oscura la pantalla, se escuchan gritos y un golpe. Se llama Génova porque allá van después de la muerte de su madre, allá las lleva Colin Firth, el padre, para que todos se distraigan durante un año con otro tipo de vida. La menor de las chicas está envuelta en un drama místico de culpa, enciende velas, la ve a su madre en todos lados, se pierde, la música indica que otro de los personajes puede morir en cualquier momento, eso y la idea de que la madre está entre los vivos, ayudando a que Colin Firth y las chicas, cierren el duelo.
Terminó la película y puse el fútbol, Argelia estaba ganando 3 a 0, lo que me produjo un efecto de vitalidad en los glóbulos rojos. Pensé en las opciones de resultado para que Rusia todavía tenga chance para una clasificación, parece difícil pronosticar algo, pero al menos tiene todo a servir de su cuenta en una definición contra Argelia. Lo que augura una victoria de Bélgica sobre Corea del Sur, que tampoco parece clara. Mientras termino con esto, Portugal le está ganando 1 a 0 a Estados Unidos, debería pegarme una ducha y prepararme para ir a la parrilla.

Rusia vs. Corea del Sur: la boca del estómago / por Daniel Buschi

Después del increíble rendimiento del arquero mexicano, Ochoa, sorprendieron las manos de paleta del arquero Ruso, Igor Akinfeev. El arrepentimiento: la cara de Akinfeev congelada en la página de internet que uso para sintonizar los partidos, la cara y los relatos que continúan el juego con las expectativas. Centros al área chica por parte de las dos selecciones que se paralizan al momento en que uno de los muchachos cabecea, en resumen, partidos que son píxeles comprimiéndose y descomprimiéndose en la pantalla. Sin embargo, los momentos de buena visibilidad abundan y los comentaristas de Televisa argumentan sobre lo parsimonioso del estilo ruso y la velocidad por momentos ineficaz del equipo coreano, lugares comunes y grotescos. Fue un partido de magnética ida y vuelta, muy táctico, con pases largos y cortos, tomando el área por las periferias con cantidad de centros y tiros de media distancia. Atacado el orgullo ruso por el gol coreano directo a las manos del tembloroso Akinfeev, no tardó en encontrar Kerzhakov la profundidad de la red. Acierto estratégico de Capello, el cambio por Yuri Zhirkov que no estaba encontrando soluciones prácticas, para su circunstancia. Como no podía ser de otra manera, en consideración a lo referido en post anteriores sobre las vísceras conscientes que caracterizan el espíritu ruso, el gol de Kerzhakov (es confusa la jugada) fue asistido por la boca del estómago de uno de sus compañeros.

La cuarta dimensión / por Daniel Buschi

Vladimir Putin guía grullas desde Siberia hacia el sur de Usbekistán. Geografía donde imploraciones de la humanidad participan para consistir sobre la manutención de sus preferencias contra-desastres. Distantes puntos de la perspectiva geopolítica donde se arbitran los terrenos para una apacible hibernación.
Aleksander Dugin, la carta abierta del nuevo Imperio Bizantino piensa, acerca de la cuarta dimensión: un continente insatisfecho.
“Después del colapso de la ideología marxista y del triunfo de Occidente en la Guerra fría, no había ninguna ideología concluyente y estable, capaz de hacer frente al liberalismo (personificado por los EEUU). Pero, en ese momento, espíritus ávidos de mayor conocimiento, de corazón puro y de almas ardientes, se volvieron hacia la herencia de Eurasia”.
La herencia de las vísceras conscientes, o como la caracteriza Edward Rutherfurd, para ser prácticos y referentes de las fuentes cósmicas, un escritor de novelas históricas de preservación Cambridge, criado en Salisbury:
“- Para mover Rusia, hay que mover el corazón. Es lo que tiene que aprender el Occidente. El corazón, no la mente. Inspiración, empatía, deseo, energía, cuatro elementos surgidos del corazón. Nosotros no somos ni alemanes ni ingleses. Formamos parte de la sagrada Rusia, te lo digo yo, que me considero un europeo como tú.
-¿Eres, pues, de los que sostienen que Rusia tiene un destino especial, distinto del reservado al resto de Europa, de ese grupo al que llaman eslavófilo?
-Sí, y te aseguro que esta es la única salida.”
Ciéntifico de la geopolítica. Ariete de la visualización de escenarios confrontados con la realidad, Halford John Mackinder dice:
“Quien posea Europa Oriental, posee el Heartland; quien posea el Heartland, domina a la isla mundial; quien domine a esta isla del mundo, domina el mundo.”
El nuevo territorio que profetiza Dugin abarcaría desde Portugal hasta el lejano oriente.

Mackinder heartland

“España es el problema y Europa la solución” cantó el célebre Ortega y Gasset, menos actual que nunca, considerando las posibilidades de una Eurasia fuerte y unida en los próximos veinte años.
¿Qué tamaño del mundo podríamos moldear con nuestras manos?
Dentro de la dimensión referencial de seguirlo a Rusia en el mundial, el miércoles pasado y a precio popular fui víctima del público que en el Teatro San Martín comentó una puesta del Jardín de los Cerezos de Chéjov. Inconsistente interpretación del tropos que Eisenstein nos legó:
¿Qué problemas habrán tenido, cuál será el por qué de esa pésima representación?
Alexander Dugin dixit: “El eurasianismo se basa en la visión multipolar y en el rechazo a la visión unipolar de continuación de la hegemonía estadounidense”.
La entrevista promedia con que Putin dijo:
G.C. – Putin dijo una vez que el fin de la Unión Soviética fue la mayor tragedia geopolítica del siglo XX. ¿Qué piensas de esta afirmación?
A.D. – Aquí el énfasis debe ser puesto en la palabra “geopolítica”. Occidente sabe poco o nada sobre la verdadera historia de Rusia. A veces se piensa que la Unión Soviética fue una creación puramente comunista y que estados como Ucrania, Kazajstán y Azerbaiyán eran independientes antes de la URSS, y fueron conquistados por los bolcheviques o entraron por la fuerza en el Estado soviético. El hecho es que nunca existieron como tales y representaban solamente distritos administrativos sin ningún significado político o histórico dentro del Imperio Ruso, así como dentro de la URSS. Estos países fueron creados en sus fronteras actuales artificialmente sólo después del colapso de la URSS y como resultado de este colapso. Por ello Putin quiere hacer hincapié en el carácter artificial, casual y sin fundamento de tales procesos y sugiere que estos países creados artificialmente no son nada más que estados fallidos. Para evitar este error deben ser integrados en un nuevo esquema geopolítico, que es la Unión Euroasiática. La idea de la Unión Euroasiática no es conquistar o forzar a la esfera rusa de influencia a países totalmente independientes y exitosos, sino evitar su colapso inevitable anunciado en sucesos como la crisis georgiana de 2008 o la ucraniana de 2014.

La canción del Mundial / por Daniel Buschi

Se me ocurre como río que cruza la pequeña ciudad abierto en puentes, la canción que pondría en los auriculares de los jugadores en el túnel, un murmullo de largo aliento. Una tonada que continúen silbando mientras lanzan un lateral, una armonía que les proporcione implacabilidad:

Ayer fue que estaba viendo videos, haciendo trabajo firme sobre el funcionamiento de Corea del Sur, el rival de Rusia el martes 17. Saqué el audio y puse otro, un tema de Battiato que se llama Il silenzio del Rumore. Qué asombrosa es la hazaña deportiva, cuando la velocidad de los jugadores coreanos se ve interpelada por la dicción firme de Battiato, preguntándoles:

¿Ti sei mai chiesto quale funzione hai? ¿Quale funzione hai ti sei mai chiesto?

Son cosas como éstas las que me hacen considerar que el himno de Moondog debería ser la canción del mundial y que los partidos en vez de relatados deberían ser musicalizados en vivo por esos técnicos del rock progresivo.

Italia 1990: el apocalipsis comunista II / por Daniel Buschi

La unión era la fuerza pero dicen que la gerontocracia a veces pierde la noción de lo que está pasando. 

A vuelo de pájaro, 1990-2014

Separado en distintas banderas de denominación, la Ex Yugoslavia no consiguió todavía un sucesor deportivo exitoso. En Brasil 2014 representan porciones territoriales Croacia y Bosnia, en 2010 participaron otras partes escindidas como Eslovenia y Serbia-Montenegro (después descomprimida, en Serbia, Montenegro y Kosovo). La república de Macedonia no era la que aportaba la gracia deportiva y no tuvo participaciones mundialistas.
Checoslovaquia dejó muy atrás sus épocas de gloria. Tanto La República Checa como la República de Eslovaquia obtuvieron clasificaciones pero no consiguieron dar el paso a una segunda ronda.
Rumania mejoró de manera notable después de la ejecución de Ceasescu. Si para los mundiales anteriores al 90 no había conseguido clasificaciones, en Italia consiguió pasar a octavos y en Estados Unidos a Cuartos de final. Terminada la oleada o solidificado el sistema de consumo, después de 1998 volvió a caer en el ostracismo.
Alemania con la reunificación obtuvo en 1990 su último campeonato, y se mantuvo entre los primeros ocho puestos en los mundiales que siguieron.
Rusia, como heredera de los sucesos deportivos de la URSS, a partir de 1990 nunca consiguió pasar a una segunda ronda y 2014 es el primer mundial que juega desde Corea y Japón 2002. La Unión soviética que consiguió llegar a la final de la eurocopa de 1988, se desvaneció con la escición. La columna futbolística había sido durante los ochentas los jugadores provenientes de Ucrania, tales como Oleh Blokhin (máximo goleador histórico con 42 goles y 112 veces internacional con la selección Soviética), Oleh Protasov (segundo goleador histórico con 29 goles), Anatoliy Demyanenko (Puntero izquierdo con llegada, 80 partidos y 6 goles), Hennadiy Lytovchenko (58 partidos y quince goles) y Volodymyr Bezsonov (Defensor central rápido y con buen cabezazo, jugó 79 partidos y marcó 4 goles). Sin embargo Ucrania, por su propia cuenta, no consiguió todavía la clasificación a ninguno de los mundiales.

 

 

Italia 1990: el apocalipsis comunista / por Daniel Buschi

Otro Yuri Morozov, nacido en 1934, fue parte de cuerpos técnicos de la URSS, como asistente y director durante el período que va desde los mundiales de Alemania 1974 a Italia 1990, cuando la URSS terminó última en el grupo B que compartía con Argentina, Rumania y Camerún. La Unión Soviética ya había perdido su influencia en los territorios occidentales (Alemania fue la campeona de la reunificación) y estaba llegando al final de su proceso de separación con los paises del este.

Secuencias de la caída, vuelta carnero y alianza estratégico-militar
En marzo de 1985 con la aparición de Gorbachov como Secretario General del PC, empieza la serie de reformas, de nombre alucinante: “Perestroika”, que magnetizó durante cierto tiempo la mente de los niños silabistas de todo el mundo y abre el panorama para la descentralización y posterior disolución de la Unión Soviética en diciembre de 1991.

Golpes y contragolpes:
Fin de la ocupación en Afganistan (que más tarde retomaría Estados Unidos). Autodeterminación para Polonia y Hungría. Caída del muro de Berlín. Cincuenta mil personas paralizan Praga y colaboran en la dimisión del líder checoslovaco Miklos Jakes.
En diciembre de 1989 ejecutan en Rumania a Ceaucescu y su señora.
Octubre de 1990: Se le otorga a Gorbachov el premio nóbel de la paz.
Marzo, junio, julio, Agosto de 1991: Gorbachov avanza en las negociaciones con Estados Unidos y la visita de Bush padre pone formalmente fin al enfrentamiento Washington – Moscú.
Septiembre de 1991: se reconoce la independencia de Estonia, Lituania y Letonia.
Diciembre de 1991: después de vastos referendums al respecto de la propia soberanía en los territorios más apegados a Rusia y ante la mirada impotente de Gorbachov, que pretende liquidar cualquier conato de corporativismo soviético se crea junto a Ucrania, Bielorrusia y demás contingentes, la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y se pacta el Tratado de Seguridad Colectiva, conocido por sus siglas OTSC que sobraría su rol como alianza político-militar ante los avances de la OTAN.

 

Consideraciones sobre Prog Rock, aislados o no del mundo occidental / por Daniel Buschi

Si conectáramos de manera generacional, a partir de fechas de nacimiento o períodos de producción, y pudiéramos establecer a compositores populares como directores técnios dentro de un marco de intervenciones con tecnología, fluxus mediante, continuación de un hilo, en este caso de hombres (pero por taras históricas en la educación) nacidos a fines de los cuarentas y principios de los cincuentas, abastecidos por el antes presentado rango de producción desde principios de los setentas hasta mediados de los ochentas (con muchas dudas). Franco Battiato podría construir el soundtrack de la selección italiana o los Estados Unidos acudir al espíritu amateur de R. Stevie Moore. Alemania podría elegir uno de la lista Krautrock y Rusia tendría un referente muy sofisticado en Yuri Morozov.

Más tarde, sobre el Aislamiento.

Reciente encuesta publicada en La voz de Rusia indica que 272 hombres y mujeres nacidos en Rusia (272 cada 1600 personas) consideran que si algo así fuera posible, “un escenario de ese estilo sería una bendición para nuestras vidas”. Si tuviera a bien de mandarles un mensaje agregarían: “El circuito cerrado podría resultar ser algo agradable”. La tropa de Putin se moviliza de manera contundente para volver a poner en escena la terminología de la guerra fría, en respuesta a bases militares, radares y demás materia gris por parte de los Estados Unidos, la disputa se regiría en relación a la influencia que Rusia pueda tener sobre los pequeños gestores vecinos que parcializan el paso de una frontera u otra. De hecho la Wikipedia deja resbalar en su página sobre La selección de fútbol de Rusia, que los intereses en Ucrania podrían estar enfocados en esos atletas necesarios y ahora perdidos para poder reposicionarse otra vez como una potencia.

Hay varias razones para elegir a Rusia. Hizo una buena eliminatoria, terminó primera en su grupo por encima de Portugal y si resulta milimétrico el pase a segunda ronda debería volver a enfrentarse con los muchachos del desasosiego.
Durante estos meses hubo un cruce resacoso con Estados Unidos en relación a pedidos de suspensión ante la FIFA, senadores de Estados Unidos lo exigieron por la situación en Ucrania y por parte de Rusia hubo una nueva formulación de la ley del talión, “Ojo por ojo, balón por balón” o eso es lo que publicó en twitter un parlamentario de Rusia Unida de apellido Sydyakin (que en noticias de 2012, defiende con un retrato de Ghandi los aumentos en las multas para los manifestantes que no acaten el concepto de marcha pacífica). Por lo que entiendo, en relación a “las agresiones militares” o “las violaciones a los derechos humanos reveladas por Snowden”, según Sydiakin EEUU se habría convertido en una de esas personas que se permiten demasiadas cosas como para andar pisando las mantas de los demás fantasmas.
Otra buena razón para elegir a Rusia es la dirección técnica de Fabio Capello. Dirigió al Milan que ganó todo desde el 91 al 96, que son los años en que veía y escuchaba partidos y seguía las revistas deportivas. Fabio Capello además es un reconocido Franquista, en 2006 hizo declaraciones poéticas en añoranza al dictador español: “aire efervescente, el aire del país que/ en Europa estaba dando/ los pasos más grandes” / “el calor y la creatividad latina, pero con el orden riguroso/ que dejó Franco”. (más…)