#j.p.zooey

El loco / por J.P. Zooey

En su prólogo al libro de Jim Dodge titulado Stone Junction, Thomas Pynchon nombra al dios de los escritores. No se trata de un dios que alivie las perturbaciones humanas, ni corrija las deformaciones del alma, ni tampoco de un dios que riegue con luz al mundo. El dios de los escritores es “el astuto sabio incorruptible que los antropólogos denominan ‘el pícaro’, los alquimistas en activo, ‘Hermes’, y los jugadores de cartas de todo el mundo, ‘el comodín’”.

Es posible entrever más apariciones del dios de los artistas. Hermes en la Antigua Grecia; Mercurio en Roma. También suele encarnar en el arcano 22 del Tarot: El Loco, ese dios tan particular, frágil y temperamental que conoce Dárgelos y habita en Jessico. Tal vez la forma más universal del astuto sabio incorruptible sea el Arlequín, el Guasón, que puede haber aparecido, en el siglo XX, como líder de los chiflados, Moe.

Son muchos los nombres, encarnaciones y apariciones de este dios. Sus características son la soledad, el ánimo inestable, una deriva andariega, ser juguetón y bromista, apreciar la compañía de los perros y los gatos, la vehemencia y el optimismo, y siempre trabajar para un Rey. ¿Quién es el Rey? Yo no lo sé.

A medida que el equipo de Argentina se fue acercando a la final, se hizo más presente el astuto. Estaba desde el comienzo, tatuado en la pierna derecha de Di María. Sabella sintió al bromista en Lavezzi, que lleva la camiseta 22. Pero en la contingencia de Zabaleta se reveló completamente el Guasón (quien fractalmente tiene un comodín en la mano). El domingo veremos cómo el pícaro se enfrenta a Thor.

jpz