#goldmansachs

Espíritu y corazón / por Florencia Minici

Me resulta encantadora la idea de Ricardo Strafacce. Un triunfo de Argelia y un crack en los mercados del fútbol. Siempre pensé que Strafacce (a pesar de algunas diferencias menores que tengo con este crack de las letras) era un concienzudo economista de la palabra. Sus estructuras repetidas en el futbolero Crímenes perfectos me hicieron pensar en una estética ahorrativa, pero no por eso ajustadora: imaginación sin límites, pero con las frases necesarias. Nada de sobreadjetivar. Y nada es imposible. Bueno, es lógico que en la imaginación de Strafacce una Argelia mundialista quepa como posibilidad. Me apasiona esta idea.
Lo dijo el otro día Alfredo Zaiat, no esto precisamente, pero sí que las entidades financieras del capitalismo global suben y bajan pulgares tanto para seleccionados como para países soberanos. Ya la Goldman Sachs pronostica que Messi o Thiago da Silva alzarán la copa.
Es mi sueño también que las previsiones fracasen.
Pero no puedo olvidarme de los sueños de los otros, ¡hay tantos sueños en pugna!
Mientras Goldman Sachs apuesta a la subida de la cotización de Thiago y Lio, pero corona a Thiago, desde este lado de la realidad me pregunto: ¿de dónde sacan esta idea?
El informe completo de la GS, que acá se puede leer completo, dice estar basado en “the predictions for each match are based on a regression analysis that uses the entire history of mandatory international football matches”.
Pero ¿no hay países que enfrentaron las peores crisis más allá de los pronósticos?, ¿no hay seleccionados que fueron más allá de toda operación de prensa?
Además, el pronóstico de Goldman Sachs ya fracasó en el 2010 cuando daba como ganador a Brasil.

QUEREMOS SOÑAR. QUEREMOS QUE EL MUNDIAL SEA UN RITO POPULAR SIN FIN. ABAJO LOS GURÚES FINANCIEROS. SAQUEN SUS INFORMES DE NUESTROS CORAZONES.

 

Anuncios