#miedo

Una canción para el mundial #8 / por Florencia Minici

 

El sueño contracultural camina por la cuerda floja. Sería lindo pintar un mural con Memo Ochoa, James, Thiago, Neymar, Di María, Mascherano, Messi, Alexis, Halilhodzik, Ayew, Campbell, Ruiz y tantos…

Adiós hermanos africanos. La batalla final nos deja mitad y mitad entre europeos y latinoamericanos.
Estoy un poco paralizada antes de los cuartos de final, tengo miedo; últimamente no supe bien qué escribir. Tuve algunos sueños con lesiones, amonestaciones, otra vez Cazuza…qué misterioso cómo Cazuza me viene siguiendo desde la fase grupos. Todavía no entiendo qué me quiere decir, sólo capto imágenes y sensaciones en torno al peso de la pelota y al mar.
***
Con Brasil casi quedamos eliminados, ya habíamos rezado el Caesar, morituri te salutant, pero al final zafamos frente al mejor Chile posible. El Chile posibilista, un poco brillante pero tibio para definir. Al final, Chile, ¿supo alguna vez lo que quería? Bachelet los recibió con galas oficiales y salieron por los balcones de la Moneda…¿un poco exagerado? Nada de esto importa ahora. Los amantes eternos del pisco tuvieron igual razones para darle y darle en nombre de las mieles pasadas.
Los penales se definen en la mente, el arco es divino, los hechos estaban escritos y Neymar volvió a mostrar que tiene una filosofía, una sensibilidad…quizás esto se remonte a los jesuitas, quienes probablemente inculcaron al menos en una parte del primer Brasil la cultura de no parar de charlar.
Neymar es avispado, tiene resto para consolar al adversario que se está quedando afuera. Llora de emoción, siente demasiado. Me lo imagino llorando hasta cuando pierde un partido en la Play. No está condenado a jugar igual que en Europa. En Brasil Neymar es más feliz, se le nota.
Volviendo a esto que me da tanta curiosidad: ¿por qué Neymar saca la lengua, charla, llora, anima al adversario, vuela al ras del pasto? Panadero ensoñado; ¿por qué?
Desde la infancia tuvo una formación en el evangelismo, al igual que millones de brasileños. Pero yendo más lejos, hace pocos años pasó por la consagración, el bautizo en su iglesia de la localidad de Santos.
Una vez por semana va a la iglesia. El pastor que siempre lo acompañó dice que Junior una vez recibió una profecía divina que lo destinaba a ser un gran jugador.
***
Extraño a Argelia, a Ghana, a Nigeria. Pienso en esta canción de los Ases Falsos:
La honorable soledad escoge a sus hijos
les regala días que se extienden por siglos 
hay tiempo para pensar
Mil cosas…Dime africano, ¿qué estas haciendo por acá?
¿Qué te parece el español? ¿Fue drama la alimentación?
Toma mi mano…