#honduras

SHAQIRI/ por Matías Matarazzo

Ese es el rival a vencer en octavos. Mascherano le tiene que talar los tobillos, Rojo pasarlo por arriba, el enano frotar la lámpara y estamos en cuartos de final.

 

Sobre Honduras no hay mucho que decir. Fútbol amateur. Sin agresividad. Prolijidad en los pases. PARA NI SIQUIERA SALIR ÚLTIMOS. La tabla de abajo quedó así: puesto 30, Australia: 0 puntos y -6 goles; puesto 31, Honduras: 0 puntos y -7 goles; puesto 32, Camerún: 0 puntos y -8 goles. Fin del comunicado.

Anuncios

LOS CATRACHOS SON MERA PIJA / por Matías Matarazzo

Honduras está teniendo en Brasil su tercera experiencia mundialista y todavía no logró ganar un solo partido. Cuenta con tres empates y cinco derrotas. Además solamente ha marcado tres goles.El delantero Carlo Costly convirtió el viernes ante Ecuador el primer gol hondureño en mundiales en 32 años -después de los dos anotados en España 1982-.Aunque todavía no está eliminado, para pasar de ronda Honduras le tiene que ganar por 3 goles o más a Suiza. Si miramos la fría estadística, esto parece imposible. Pero las razones de la maldición hondureña son más profundas: nada crece en honduras bajo la sombra de Costa Rica. El fútbol catracho es mera pija, tierra infértil ante la desbocada envidia que provoca el tiki tiki costarricense ante los campeones del mundo.

envidia

Violencia y torpeza / por Matías Matarazzo

fra-hon

Las mejores patadas de estas apasionantes cuatro jornadas del Mundial, sin dudas, se vieron en Francia-Honduras.
Promediando el primer tiempo, un delantero catracho cruzó al mitad de la cancha y cuando llegó a tres cuartos se sintió tan solo, que simplemente tiro un pelotazo hacia adelante y volvió caminando a su propio campo. Como un entrenamiento en el que juegan delanteros contra defensores. El partido fue eso, y pegarle a los de azul cuando pasaban cerca.
Wilson Palacios (autor del penal) tiene cuatro partidos mundialistas en los que acumula un récord de cuatro amarillas y una roja.
En el que parece ser el Mundial que superará de una vez y para siempre al bilardismo, con buen juego, goles todos los partidos, resultados cambiantes… el humilde equipo catracho se destacó por dos cosas: por la violencia y la torpeza de sus jugadores y por inaugurar el ojo de halcón con un gol en contra de su arquero tras una disparo de Benzema.
ojo-halcon

 

La guerra del fútbol / por Matías Matarazzo

1969. Honduras y El Salvador se jugaban la clasificación a México ’70, partido y revancha. Resultado: 6000 muertos, unos 15000 heridos, 150000 salvadoreños extraditados, fuerte intervención de EE.UU. en la economía de Centroamérica, reforma agraria…  y El Salvador clasificado para su primera copa del mundo.
La denominada “guerra del fútbol” entre los dos países hermanos duró cuatro días, significó el comienzo de un nuevo orden para la economía de Centroamérica cada vez más dependiente de la potencia del norte y sirvió como contrafuego a la expansión del modelo cubano.

guerra_del_futbol_312658537

Las crónicas hablan de una crisis social mucho más amplia: miles de campesinos salvadoreños, que se habían hecho de tierras en la frontera con Honduras a fuerza del trabajo de generaciones, comenzaron a ser deportados, perseguidos y amedrentados, en pos de una reforma agraria que permitía una intervención muy importante de EE.UU. en la agricultura hondureña.

El primer partido se juega en Tegucigalpa y gana Honduras 1-0. La revancha es para El Salvador 3-0, por lo que tienen que jugar un tercer match en cancha neutral. Un día antes de la revancha  estalla la guerra. Una serie de incidentes con cientos de detenidos provocó el quiebre, El Salvador rompió relaciones y atacó a Honduras.
Una semana después de terminada la guerra, se disputó la gran final en el estadio Azteca de México, que por supuesto no fue menos dramática: tras igualar 2-2 en el tiempo regular, van al alargue. Centro al área, pelota al vacío, sale el arquero y el delantero salvadoreño Mauricio “Pipo” Rodríguez logra anticiparlo, tocando la pelota con la punta del botín. 3-2, El Salvador va al mundial. Honduras consigue tomar bajo su control 450 kilómetros cuadrados de tierra.

golsalvador

 

Miami FC  / por Matías Matarazzo

La H eligió ponerse a punto y disputar los amistosos pre Mundial en su lugar de deseo: Miami. Allí entrenó varios meses y se despidió rumbo a Brasil ante un estadio casi vacío de la ciudad más latina de América del Norte. Miami es uno de los más importantes centros financieros, turísticos y de entretenimiento de los Estados Unidos;  tiene un gran equipo de básquet en la NBA (Miami Heats), tres equipos de fútbol americano, pero al soccer…  poco y nada.
Honduras en cambio respira fútbol. Las calles de Tegucigalpa se inundan con cada hazaña del equipo catracho (cada victoria es una hazaña para la H), como se inundaron para manifestarse ante el golpe de estado en 2009. Sin embargo, la elección de Miami, ese gran grotesco que combina la imagen del éxito con la sangre caliente latina, es una muestra de que el abrazo de la patria grande no llegó hasta Honduras.
Durante su estadía en Miami, la H obtuvo dos derrotas y un empate: frente a Turquía 2-0;  frente a Israel 4-2 y la despedida frente a Inglaterra 0-0.
El diario inglés The Independent resaltó: “Inglaterra no pudo vencer a Honduras con diez hombres bajo una tormenta de truenos en su último amistoso”.

babasonicos2

Elijo a Honduras porque es, junto a Irán, la selección más barata del Mundial y se ubica en el puesto 33 del ranking FIFA (siendo que juegan 32 equipos). Después de una buena clasificación (con una heroica victoria ante México en el Azteca), el plantel se encuentra concentrado hace meses en Estados Unidos. Así y todo, perdió claramente los últimos amistosos, por lo que llega en el peor momento a su tercera copa del Mundo ¡Viva la H! ¡Viva la revolución! (MM)